"¡USHANAN JAMPI!" (EL CASO HUAYANAY)

¡USHANAN JAMPI!*
Obra de Alberto Mego, sobre los sucesos ocurridos en Huayanay,

comunidad campesina del Perú, en setiembre de 1974.
Personajes:

Dirigente/ Escobar/ Anciano/ Campesinos I, II, III, IV,

Campesinas I, II, III, IV/ Masa Comunera


CUADRO I

EN LA PLAZA DE LA COMUNIDAD. UN POZO, UNA CAMPANA. LOS COMUNEROS.

CAMPESINO I

La campana está sonando.
CAMPESINO II

Sí, a reunión está llamando. Que se presenten todos los comuneros dice.

CAMPESINO II

¿Para qué será pues?

CAMPESINO II

No sabemos. El Dirigente va a decir… ¡Allí está! ¡Que diga porqué ha sonado la campana!
ENTRA EL DIRIGENTE.
DIRIGENTE

¡Comuneros!... ¡Hemos encontrado muerto a Eustaquio Palomino!... ¡Hicieron reventar su cuerpo por detrás del Cerro Colorado!...
CAMPESINA I

¡Mi taita muerto!... ¡No es verdad! ¡No es verdad!
CAMPESINA II

¡Antuca, no es verdad! ¡Vámonos, mienten estos cholos!
SALEN.

DIRIGENTE

¡Nosotros sabemos quién lo mató! ¡Nosotros sabemos porqué lo mató!... ¡Ay Diosito, otra vez, hasta cuándo!
CAMPESINO II

¿Quién mató a Eustaquio? ¡No sabremos perdonar su muerte!


DIRIGENTE

Todos vamos a reventar pues. ¡Escobar ha sido!
MASA COMUNERA

¡Escobar!... ¡Otra vez, hasta cuándo!...
DIRIGENTE

Como si no hubiera preñado a las mujeres en los caminos oscuros, escondido en los matorrales, como si no hubiera robado las bestias; somos acostumbrados pues, a sus incendios, a sus burlas. ¿Acaso no es como nosotros, con huesos y con sangre?... Toditos nos hemos orinado y nos debe vergüenza Diosito. ¡El único hombre ha muerto! Eustaquio, sí. Eustaquio tenía los brazos llenos de cólera porque nació sembrando tierra de patrones, aguantándose. Esta tierra que ha vuelto a nuestras almas. Pero también al alma negra de Escobar, sirviente del patrón: ¡porqué le dieron un pedazo de la tierra que de nosotros es! No sabe agradecer. ¡Y roba, abusa, nos incendia este heredero del demonio, nuevo patrón de Huayanay!
MASA COMUNERA

¡Hasta cuándo este demonio, comuneros! ¡Hasta cuándo este patrón!

DIRIGENTE

A este no lo dejó Eustaquio y lo hizo meter preso, pero lo soltaron. Y después, ¿quién se levantó cuando ardió la casa de Dionisio, con sus cosechas y con todo? ¿Quién dijo a este hombre hay que castigarlo? Eustaquio protestó solo y Escobar fue encarcelado dejándole amenazas y lisuras… Pero ayer lo hemos visto aparecer y escondimos la cabeza, comuneros, y lo hemos mirado desde lejos, y ahora estoy haciéndoles saber que encontramos el cuerpo reventado de Eustaquio Palomino, ¡el de Huayanay que miraba de frente!

MASA COMUNERA

¡Justicia! ¡Justicia! ¡Denunciemos, comuneros, denunciemos!

CAMPESINO II

¡Comuneros, ya no podemos vivir en Huayanay! ¡O se va Escobar o Huayanay va a ser tierra de hombres con miedo! ¡Hay que terminar con el diablo que persigue a las mujeres, a los niños, a las bestias, a nosotros, a todos!

CAMPESINO III

¡Vamos a Acobamba! ¡Los policías de Acobamba harán justicia! ¡Escobar pagará la muerte de Eustaquio!

CAMPESINO IV

Sí, mejor es Acobamba. En Huancavelica, los jueces son amigos de los ricos, no nos quieren escuchar. ¡Vamos a Acobamba pues!

DIRIGENTE

¡Vamos a Acobamba pues! Allí nos escucharán. ¡Y si no nos quieren escuchar, nos iremos hasta Lima a protestar!

COROS DE APROBACIÓN. SALEN.
CUADRO II

ESCENA MIMADA. LA MASA COMUNERA SE DESPLAZA HASTA ACOBAMBA. EN MEDIO DE ALEGRIAS Y CANSANCIOS, LLEGAN HASTA EL PUESTO POLICIAL DONDE PRONTO SON RECHAZADOS, PERO ANTE SU INSISTENCIA SON ATENDIDOS, SIEMPRE QUE UNA MANO NADA DISCRETA RECIBA ALGUN DINERO. FASTIDIADOS POR EL PRECIO DE TAMAÑA JUSTICIA, PERO TAMBIEN CONTENTOS POR EL PAPEL QUE LE ENTREGAN LAS AUTORIDADES, REGRESAN AL TRABAJO EN SU COMUNIDAD.
CUADRO III


LOS COMUNEROS EN LA FAENA COMUNAL.

DIRIGENTE

¡Ahora sí no aguantamos, comuneros!... Cuando todos estábamos creyendo que el demonio de Escobar se había ido para siempre, que había sentido miedo por su crimen, estamos sabiendo que la comunera María Cotrina fue atacada por un hombre escondido en unas rocas… ¡Escobar ha vuelto, comuneros!
AGOBIO Y RESOLUCION DE LA MASA COMUNERA.
CAMPESINO II

¡Hay que agarrarlo pues!
CAMPESINO III

¡Los policías de Acobamba ya dijeron! ¿Dónde está el permiso?
DIRIGENTE

¡Sí! ¡Aquí está el papel! ¡Aquí están diciendo sus letras: “Autorizamos la captura del individuo llamado César Matías Escobar de la Cruz, domiciliado en Huayanay, para ser conducido a este despacho policial de donde sea encontrado, para esclarecimiento sobre la muerte del que en vida fue Eustaquio Palomino”. ¡Es del grado o a la fuerza!
MASA COMUNERA

¡A la fuerza! ¡A la fuerza!
EXCLAMACIONES, APLAUSOS.
CAMPESINO I

¿Esperamos hasta el día?

DIRIGENTE

Comuneros, ya está el acuerdo: buscaremos a Escobar para entregarlo a la justicia. Ahora el acuerdo es si esperamos hasta mañana o ahorita mismo.

VOZ UNANIME DE LA MASA, PERO ALGUNO DISCREPA.

CAMPESINO II

Ahorita es mejor.


CAMPESINO III

La noche va a entrar oscura.

APARECE UNA CAMPESINA.


CAMPESINA II

¡Se escapa el Escobar! ¡Los demonios lo están ayudando! ¡Ha corrido como el viento en un caballo! ¡Se escapa taitas!
VOCES. AGITACION DE LA MASA COMUNERA.
MASA COMUNERA

¡Se escapa! ¡Se escapa!
CAMPESINO II

¡Vamos, comuneros! ¡Se escapa el Escobar!
DIRIGENTE

¡Vamos! ¡Agarren piedras, palos! ¡Puede tener escopetas!... ¡Las mujeres busquen sogas mientras!... ¡Conmigo ustedes, vamos hasta el camino viejo! ¡Otros que suban hasta el Cerro Colorado!... ¡Vamos!

SALEN LOS HOMBRES. EN ESCENA, ALGUNAS MUJERES.
CAMPESINA II

¡Ahora sí lo van a apresar, mamacita!

CAMPESINA I

¡Claro pues! ¡Y se va a pudrir en la cárcel caracho!

CAMPESINA II

Mamacita, justicia vale plata. Tanta plata, tanta justicia. El Escobar paga y sale. Es compadre de los jueces.

CAMPESINA I

¡Maldito! ¡Por su maldad murió mi taita! ¡Yo lo mato pues!


CAMPESINA II

Si matas, tú te pudres en la cárcel. Tú no eres compadre de los jueces… Allí vienen.

MUY EXALTADA Y TRAYENDO A ESCOBAR AMARRADO, VUELVE LA MASA COMUNERA.

ESCOBAR

¡Suéltenme, cholos conchesumadre!... ¡Ya se jodieron carajo! ¡Voy a matarlos a todos!

CAMPESINO IV

¡Cállate Escobar! ¡A la cárcel vas a ir pues! ¡Por lo que hiciste vas a ir!

ESCOBAR

¿Qué es lo que hice, indio de mierda?... ¡Ahora hablan como dueños, pero yo les voy a enseñar a respetarme! ¡Qué saben ustedes de la tierra! ¡Yo soy el que la maneja!... ¡Métanme preso nomás! ¡Ya después nos veremos la cara!

INDIGNACION DEL PUEBLO.

ESCOBAR

¡Conmigo no van a poder! ¡Aunque me encarcelen! ¡Estaré cinco, diez, veinte años si quieren, pero volveré para matarlos!

LA MASA COMUNERA SE EXASPERA.

MASA COMUNERA

¡Justicia! ¡Justicia!

CAMPESINO III

¡Comuneros, tranquilos, comuneros! ¡Lo vamos a llevar a la justicia!

CAMPESINO II

¡Justicia!... ¡Comuneros! Con sus ojos están viendo cómo ríe el Escobar…

DIRIGENTE

¡Comuneros! ¡A Acobamba lo vamos a llevar!

CAMPESINO II

¡No comuneros!... ¡Este hombre tumbó a las mujeres! ¡Este depredó los campos! ¡Este ha abusado de nosotros! ¡En delante de nosotros está! ¡Este es el hombre!

CLAMOR POPULAR, VOCES APACIGUADORAS.

DIRIGENTE

¡La justicia se va a encargar, comuneros! ¡La justicia se va a encargar!

CAMPESINO II

¡La justicia no es para comuneros! ¡La justicia es de los patrones! ¡No hay justicia de los pobres! ¡Hagamos justicia nosotros!

MASA COMUNERA

¡Sí! ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Escobar volverá para matarnos! ¡No hay justicia! ¡No hay justicia!

ANCIANO

¡Silencio, comuneros!... ¡Silencio carajo!... ¡Voy a hablar!... ¡Los comuneros están diciendo verdades! ¡La justicia de Acobamba, la justicia de Huancavelica es para los ricos! ¡Lo soltarán, volverá para matarnos! ¡Así hizo con Eustaquio!... ¡Hagamos nuestra justicia porque la justicia de Huancavelica está contra nosotros! ¡Ya no creemos pues!

LOS CAMPESINOS APRUEBAN RESUELTOS.

CAMPESINO IV

¡Sí! ¡Hemos sufrido por su culpa!

MASA COMUNERA

¡Sí! ¡Sí! ¡Hemos sufrido, hemos sufrido!

ANCIANO

¡Entonces vamos a ajusticiarlo!... ¡Si hoy no muere, nunca seremos hombres!... ¡Ushananjampi!

MASA COMUNERA

¡Ushananjampi!

LA MASA COMUNERA SE ENFERVORIZA. RODEA A ESCOBAR EN UNA LENTISIMA DANZA, CON LOS ROSTROS ENCENDIDOS POR LA IRA, LO LINCHAN SIN PIEDAD. PAUSA.

CUADRO IV

LOS COMUNEROS ALREDEDOR DEL CADAVER.

CAMPESINO II

¡El aire nos entra más fácil, comuneros! ¡El Escobar está muerto para siempre!

CAMPESINO IV

Todos hemos sido, Huayanay ha sido. No quiso perdonar.

DIRIGENTE

Lo escribiremos en un acta, todos vamos a firmar. Para que lo sepan en Lima, en Huancavelica, en todas partes, para que aprendan…

CAMPESINO I

Justino y Lucio viajarán. A Lima van a ir… A Pedro escogemos para que escriba el acta. Esto es lo que decimos… Escribe Pedro…

DIRIGENTE

… “En el ex predio Huayanay del distrito de Anta, de la provincia de Acobamba, del departamento de Huancavelica, a los cinco días de setiembre de 1974, hemos reunido a toda la masa comunera para tratar los asuntos del asesino del que en vida fue señor Eustaquio Palomino de esta ciudad. El asesino es César Matías Escobar de la Cruz que la masa comuna paró a pedradas en el punto nombrado Aucar-Pallca-Huaycón, cuando fugaba a Huancavelica montado en un caballo. Después declaró que es asesino directo de la muerte del señor Eustaquio Palomino Gavilán, y más quería bajar el cuello del señor dirigente de esta comunidad, de la cual quería hacerse propietario despacito. Todo esto la comunidad no permitieron que se siga diciendo y amenazando. Y al escuchar estas palabras la masa comuna no aguantaron dar más la vida y lo dejaron ajusticiado a horas seis y quince de la tarde, y en su quipe encontraron unos objetos: 1.- Un cuchillo filudo casi de más o menos veinte centímetros. 2.- Doce pares y medio maíz blancas. En ella estaban dos rojas. 3.- En un trapo blanco encontramos en su adentro tres dientes humanos y un plomo pequeño, y el caballo que montaba está detenido hasta poner en conocimiento de la policía de Huancavelica. El señor Donato Chamorro ha dado plata para el viaje a Lima. Irán al viaje dos comuneros, Justino Gala y Lucio Ademar. Se levantó la asamblea siendo siete y treinta de la noche. Firmamos al pie los concurrentes”… Comuneros, acérquense a firmar…

LOS COMUNEROS SE DESPLAZAN DEJANDO AL DESCUBIERTO EL CADAVER DE ESCOBAR, SOBRE EL QUE ALGUNOS HAN DEJADO UN CARTEL QUE REZA: “EL HAMPON CESAR MATIAS ESCOBAR, AJUSTICIADO POR LA COMUNA COMO PROFUGO DE LA JUSTICIA. AMA SUA, AMA LLULLA, AMA KELLA. HUAYANAY, 5 DE SETIEMBRE DE 1974”.

CUADRO V


EN LA PLAZA, CAMPESINAS RECOGIENDO AGUA DEL POZO.
CAMPESINA II

¡Estás floja, Antuca! ¡Ya no quieres trabajar! ¿Porqué pues?


CAMPESINA I

Embarazada creo que estoy, mamacita.


CAMPESINA II

¿Embarazada?... ¡Del Justino!... O, ¿del Escobar?


CAMPESINA I

… ¡No pues!... Se me hincha la barriga, me mareo. Y no sabemos nada del Justino, con la autoridad mucho demoran.


SALE CON SU RECIPIENTE. PAUSA. REGRESA.
CAMPESINA II

Lima es más lejos. Yo no conozco pero demora. Los que fueron a Huancavelica ya estarán en el regreso. Es más cerca. Desde el Cerro Colorado, desde su arriba, se ve la iglesia.
CAMPESINA I

¡Cuando vuelva el Justino que me enseñe! ¿Es bonita?

CAMPESINA II

Sí… Es bonita.


SALE. PAUSA. REGRESA.
CAMPESINA II

¿Y cómo lo vas a nombrar?

CAMPESINA I

¿Cómo voy a saberlo? Si todavía no ha crecido, no ha nacido. Hay tantos nombres: mi padre se llamaba Eustaquio.
CAMPESINA II

Que se llame Justino.

CAMPESINA I

Que se llame Eustaquio.


CAMPESINA II

Justino Eustaquio.


CAMPESINA I

Eustaquio Justino.

CUADRO VI
SUENA VIOLENTAMENTE LA CAMPANA. APARECEN LOS COMUNEROS, DETRÁS DE UN MENSAJERO.


CAMPESINO I

¡Preséntense, comuneros! ¡Comuneros! ¡Comuneros!
CAMPESINA I

¿Qué apuro traes, Pedro? ¿Algún mensaje grande estás guardando?
CAMPESINO I

…!Comuneros! La justicia de Lima y de Huancavelica no quiere reconocer nuestra justicia. Han recibido el cadáver de Escobar pues, pero apresaron a los comuneros que fueron para llevarlo. En Lima también están encerrados los otros comuneros. ¡Nadie comprendió!
ANGUSTIA Y PROTESTA DE LOS CAMPESINOS.

CAMPESINO I

De Lima ha llegado al correo de Huancavelica una orden de detención contra todos los comuneros de Huayanay. Todos son culpables dicen. Así me lo ha hecho saber un paisano. ¡Juicio nos van a hacer!...
MASA COMUNERA

¡Juicio…!


CAMPESINO III

¡Vendrán los policías! ¡Nos escaparemos pues!

CAMPESINA I

¿Porqué ha de ser? ¡Huayanay ha juzgado con razón!


CAMPESINO III

¡No entenderán! ¡Mejor es escaparnos! ¡Vamos a los cerros! ¡A las minas! ¡A Huancayo!


CAMPESINO I

¡Sí! ¡Vamos lejos! ¡Sin arrepentirnos porque aquí es Huayanay!... ¡Los ancianos y los niños trabajarán la tierra como nosotros!


DIRIGENTE

¡Hasta que entiendan los jueces! ¡Hasta que se abra su alma! ¡O hasta que mueran!


¿Fin?


*NOTA DEL AUTOR A PROPÓSITO DE LA OBRA
Esta obra tiene como título la costumbre ancestral de muchos pueblos de los andes peruanos de acudir a una última instancia cuando no hay otra alternativa. En quechua, literalmente ushanan –jampi quiere decir “el último remedio”, y se ajusta muy bien a un conjunto de sucesos que los peruanos vivimos en los años 70, entre ellos el llamado “Caso Huayanay”: hartos de los abusos de un antiguo capataz, después de acudir inútilmente a las autoridades una y otra vez, viendo que sus hijas eran violadas, robados sus animales y asesinados sus mejores hijos, los comuneros de este pueblo decidieron aplicar una drástica medida, la muerte del abigeo, violador y asesino.
El hecho tuvo mucha resonancia porque situó la realidad del Perú entre dos fuegos: la ley del Estado o el sentido común de los campesinos de Huayanay. Entonces, yo había sido alumno libre en la Escuela Nacional de Arte Dramático, y a pesar de la oposición de su director, el ingeniero Arturo Nolte, volví a ella para participar en un taller que dictara el maestro uruguayo Omar Grasso en el verano de 1975. En el marco de la clausura de este taller se estrenó el “¡Ushanan jampi!” que propuse, con la actuación de los estudiantes quienes pronto lo divulgaron por su cuenta en plazas y auditorios de todo tipo, tanto en Lima como en provincias, pues en aquellos días teníamos en el Perú un vasto movimiento de teatro popular.

De modo que a través del teatro popular el público de Lima conoció la disyuntiva de los comuneros de Huayanay. Pero los hechos de la realidad nunca corresponden al cien por ciento a la recreación artística. Existe una deliberada labor dramatúrgica en específicos niveles de tratamiento del texto: en la selección de los acontecimientos, en el orden en que son presentados y en la elaboración de sucesos que, como eslabones, concatenan las acciones en función a la representación total del hecho. Creatividad y realismo no se contraponen, especialmente cuando el autor tiene una posición definida frente a la realidad social.

Poco después recibí una carta de Manuel Galich, entonces director de Casa de las Américas en Cuba, donde me informaba que recomendaría la obra al Instituto de Radiodifusión de Cuba para realizar una versión radial. También en aquellos días Reynaldo D’Amore, conocido director argentino que ha desenvuelto durante mucho tiempo su labor teatral en nuestro medio, realizó una selección de obras peruanas donde incluyó ésta para ser presentada tanto en Perú como en Venezuela. En la Plaza San Martín de Lima, un actor la escenificó sucesivas veces como monólogo. La obra fue pues ampliamente divulgada. Recibí noticias de su escenificación en Chile, como del interés de académicos en USA. Y perdí la pista de las representaciones que se hicieron después, con mi consentimiento o sin él, pero recuerdo con gran satisfacción algunas, como la que realizamos en el puerto de Ilo, con Gina López, madre de mis hijos, con más de 100 actores en el escenario. En 1984, junto a otras obras de mi autoría, fue publicada en el Tomo Noveno de la colección Teatro Peruano que dirigía la Sra. Sara Jofreé.

Ese mismo año, fui invitado a dirigir el Teatro de la Universidad Nacional de Ingeniería (TUNI) con cuyos integrantes iniciamos un plan de difusión teatral con esta obra en zonas populares de Lima y provincias. Por la naturaleza del tema, y también por la expresa solicitud del público que nos invitaba, a lo largo de los casi 10 años que permanecí al frente de este grupo, esta obra tuvo una divulgación no menor de 1,000 representaciones. Aunque quizá fueron muchas más, junto a muchas otras obras, porque en el contexto del conflicto interno que vivíamos aquellos años los pobladores del Cono Norte, vecinos de la UNI, demandaban mucho teatro, mucha actividad cultural.

En estos días, los sucesos de Moquegua, el año pasado, y los recientes de Bagua en la selva, vuelven a poner en relieve la incapacidad del Estado, sus leyes y decisiones tomadas desde Lima, para comprender y resolver los problemas que presentan los pueblos del Perú, en tanto nación en formación, como parte de sus reclamos de justicia, paz, democracia y desarrollo. Y en la impronta de estos reclamos, “!Ushanan jampi!” sigue cumpliendo su papel, especialmente para aquellos que consideran que el teatro tiene un rol concientizador, pero ni antes ni ahora es correcto omitir a su autor, y menos atribuirse el trabajo ajeno. Eso tiene un nombre infame.
Alberto Mego

Junio, 2009

ATUSPARIA


ATUSPARIA
de Alberto Mego

Drama histórico en diez escenas breves

Huaraz, 1885

En 1879, las burguesías nacionales de Perú, Chile y Bolivia llevaron sus pueblos a un absurdo enfrentamiento bélico, para satisfacer el vivo interés del imperialismo inglés en uno de los mejores fertilizantes y componente de explosivos de esa época: el salitre. Las nefastas consecuencias hicieron perder a Bolivia su mar territorial y al Perú sus zonas salitreras, y aceptar sumisamente los años de ocupación en que el ejército chileno depredó el territorio peruano ante la claudicación de sus clases dirigentes.

En 1885, a seis años de la guerra, el gobierno de Iglesias promovió una política de recuperación que descargaba el peso de la crisis en las mayorías humildes de la costa, y especialmente sobre los campesinos del ande peruano quienes debían trabajar gratuitamente en la reconstrucción de la República.

Este fue el origen de ”los Trabajos de la República”.Y a la rebelión de Cáceres, caudillo militar inconforme con el tratado que declaraba la paz, se agregaron numerosas insurrecciones que agitaron al gobierno duramente, como el levantamiento del campesinado de Huaraz, dirigido por el cacique Atusparia y el minero Ucchu Pedro. Los sucesos estrictamente reales no han sido suficientemente investigados, como en uno de sus libros lo sugería José Carlos Mariátegui. También por eso, si bien basada en la realidad, esta obra es una interpretación de los hechos.

Con la dirección de su autor, el elenco teatral del Colegio Atusparia les ofrece en esta ocasión una versión didáctica de esta obra.

PERSONAJES (en orden de aparición)

Mensajero I, Masa Comunera, Dirigente I, Dirigente II, Atusparia, Comuneras I, II, III, IV, Lugarteniente I, II, III, IV, Prefecto, Masa I, II, III, IV, V, Comunero I, II, Mensajero II, Ucchu Pedro, Cura Figueroa, Mosquera, Montestruque.

Dirección: Alberto Mego.
Fecha de presentación:
Lugar:


ESCENA I

EN PRIMER TERMINO, APARECE LA MASA COMUNERA REALIZANDO UN TRABAJO COMUNAL, SEMBRANDO, TRABAJANDO LA TIERRA, ENTRE LA ALEGRIA Y EL SUDOR, CON VOCES DIVERSAS. DE PRONTO, APARECE UN MENSAJERO.

MENSAJERO I
¡Comuneros! ¡Comuneros!... ¡Decreto ley ha llegado desde Lima! ¡Trabajos de Repúblicas es obligatorio! ¡Así dice el decreto ley!

RUMOR CRECIENTE DE LA MASA COMUNERA.

MASA COMUNERA
¡Supaypa wahuan! ¡No queremos Trabajos de Repúblicas! ¡No queremos! ¡Porqué pues! ¡Trabajos de mistis no queremos! ¡Malditos! ¡No queremos, no queremos!

APARECE UN DIRIGENTE COMUNAL.


DIRIGENTE I
¡Comuneros!... ¡Porqué tienen que decir esos mistis: que trabajen para nosotros! ¡Mistis boca de guano! ¡A trabajar indios! ¡Así han dicho los mistis! ¡Porqué pues! ¡Esa república de mistis no queremos!

MASA COMUNERA
¡No queremos! ¡No queremos!

DIRIGENTE II
¡Cólera tiene mi alma y su sangre quiero ver! ¡Su barriga con sangre! ¡A trabajos nos quieren mandar! ¡Para sus caballos quieren caminos! ¡Que ellos trabajen pues! ¡Nosotros no queremos! ¡No queremos!

MASA COMUNERA
¡No queremos! ¡No queremos! ¡Supay! ¡No queremos Trabajos de Repúblicas! ¡No queremos pues!

DIRIGENTE I
¡Comuneros!... ¡Piedras tiraremos! ¡Palos! ¡Candela pura!... ¡A la autoridad reclamaremos!

MASA COMUNERA
¡Reclamaremos! ¡Reclamaremos!

DIRIGENTE II
¡Al Prefecto reclamaremos! ¡Nuestro reclamo vamos a escribir! ¡Con papel hablaremos!

DIRIGENTE I
¡Sí! (LLAMANDO) ¡El que sabe escribir! ¡El que sabe escribir!


MASA COMUNERA
¡El que sabe escribir! ¡Llec ccay yachac! ¡El que sabe escribir!... ¡Atusparia! ¡Atusparia!

LA MASA ABRE PASO A ATUSPARIA. SUS DISTINTIVOS, EL PELO LARGO Y SUJETO EN UNA TRENZA, POR EJEMPLO, Y UN AIRE DE AUTORIDAD LO IDENTIFICAN COMO UN CACIQUE.

MASA COMUNERA
(CUANDO ATUSPARIA ESTA DELANTE DE TODOS) ¡Atusparia! ¡El que sabe escribir! ¡Hijo valiente! ¡Amaru hermoso! ¡Pájaro grande! ¡El que sabe escribir!

ATUSPARIA
¡Yo soy Atusparia, comuneros! ¡Uds. me conocen! ¡Yo voy a escribir! ¡Al Prefecto voy a escribir! ¡En papel escribiré!...

MASA COMUNERA
¡Nuestra pena vas a decir! ¡Nuestra pena vas a escribir!

ATUSPARIA
¿Qué voy a decir, comuneros? ¿Qué voy a decir en papel?

MASA COMUNERA
¡No queremos Trabajos de Repúblicas! ¡No queremos! ¡Repúblicas de mistis es! ¡No queremos Trabajos de Repúblicas!

EL DIRIGENTE I LE DA UN PAPEL. ATUSPARIA SACA UN CARBONCILLO DE SU BOLSA.

ATUSPARIA
(ESCRIBIENDO) Tra-ba-jos Re-pú-bli-cas… ¡no-que-re-mos!

CUANDO ATUSPARIA ENARBOLA EL PAPEL CON EL MENSAJE, LA MASA COMUNERA APLAUDE, SILVA, SE EMOCIONA.

ATUSPARIA
Al Prefecto vamos a entregar. Que nos oiga con sus ojos, porque sus orejas. Esta palabra es de nosotros. Con este puño, hemos escrito. ¡Vamos!… (SALEN).


ESCENA II

EN LA PREFECTURA. UNA MESA, ALGUNAS SILLAS, UNA BANDERA DEL PERU, CUADROS Y UN ESTANTE CON BOTELLAS Y ALGUNOS LIBROS. TRES LUGARTENIENTES BEBEN CON EL PREFECTO.

LUGARTENIENTE I
¡Están molestos los indios! ¡Con cólera los he visto!

LUGARTENIENTE II
Ahora que va a viajar, tenga cuidado, Prefecto.

LUGARTENIENTE III
Dicen por allí que lo van a esperar en el camino a Chacrapara.

LUGARTENIENTE I
No va a ser para hacerle cariño, Prefecto.

RIEN. BEBEN.

PREFECTO
¡Bah, habladurías! ¡Lo que pasa es que no quieren cumplir con los “Trabajos de la República! ¡Pero esa es su obligación con la Patria!

LUGARTENIENTE II
La guerra con Chile ha dejado en ruinas la República, ellos tienen que ayudar a reconstruirla.

LUGARTENIENTE III
¡Esa no es nuestra guerra, dicen!

PREFECTO
¿Y quién va a reconstruir los caminos, los puentes, que los chilenos dinamitaron?

LUGARTENIENTE I
¡Los indios!

LUGARTENIENTE II
Aquí a la altura de Carhuayuma necesitamos un puente, el río se pone bravo en setiembre. ¿Quién lo va a hacer?

LUGARTENIENTE III
¡Los indios! ¡Quién va a ser!

RIEN. ENTRA LUGARTENIENTE IV

¡Listo, Prefecto!... Los caballos están listos.

PREFECTO
¡Muy bien!... Ahora sí me voy. Quedan ustedes a cargo de la Prefectura de Huaraz.

LUGARTENIENTE IV
Mándele mis saludos a Don Pascual, allá en Carhuaz.
LOS DEMAS LUGARTENIENTES LE ALCANZAN ALGUNOS BULTOS.

PREFECTO
Bueno, dejo todo en orden. ¡Adios! (SE ESCUCHAN AFUERA Y CRECIENTEMENTE LAS VOCES DE LA MASA COMUNERA: “¡NO QUEREMOS TRABAJOS DE REPUBLICAS!”) ...¿Qué pasa?

AGITACION EN TODOS LOS PRESENTES. ENTRA ATUSPARIA, CON DISTINTIVOS ESPECIALES EN SU VESTUARIO Y UN BASTON CEREMONIAL EN LA MANO.

LUGARTENIENTE I
¿Qué hace este indio aquí?

PREFECTO
¡Qué haces aquí, Atusparia! ¡Qué hacen esos indios afuera!

ATUSPARIA
A hablarte hemos venido, Prefecto.

LUGARTENIENTE III
(BURLON) ¿No le dije, no le dije?

PREFECTO
Ah, van a reclamar otra vez... Ustedes no quieren entender. Pero hablaremos cuando vuelva, ahora voy a viajar. ¡Ahora llévate esos indios!

ATUSPARIA
¡Un papel hemos escrito!



PREFECTO
¡Ah sí, tú sabes escribir!... A ver (LE ARREBATA EL PAPEL.LEE) “Tra-ba-jos-Re-pú-bli-cas-…no-que-re-mos”... ¡Está bueno eso! (AGARRA SUS ATADOS Y VA A SALIR) Escucha bien lo que voy a decirte, y anda dícelo a tu indiada: !todos estamos obligados a trabajar por la Patria! (ANTES DE SALIR, A LOS LUGARTENIENTES) Ojo: este sabe escribir, en Lima saben leer...

SALE. ATUSPARIA QUIERE SALIR TRAS EL, PERO LOS LUGARTENIENTES NO LO DEJAN. FORCEJEAN CON EL.

LUGARTENIENTE I
...Así que sabes escribir, pero no quieres cumplir con tu deber.

LUGARTENIENTE II
¡Tienes que cumplir con tu Patria!

LUGARTENIENTE III
¡Quieto, indio de mierda!

COMO ATUSPARIA SE RESISTE, LUGARTENIENTE IV TOMA UN OBJETO PESADO Y, POR LA ESPALDA, LO GOLPEA FUERTEMENTE EN LA CABEZA. ATUSPARIA CAE ATURDIDO. TODOS RIEN. BREVE PAUSA.

LUGARTENIENTE I
Respondón resultó el indio.

LUGARTENIENTE II
Del pelo sacará la fuerza, como Sansón.

LUGARTENIENTE III
¿Del pelo? (SACA UNA CUCHILLA Y LE CORTA LA TRENZA DISTINTIVA A ATUSPARIA) ¡Listo! ¡Por insolente perdió el emblema!
RIEN.

LUGARTENIENTE IV
¿Qué emblema?

LUGARTENIENTE I
¿No sabes? Los indios peludos son descendientes de los inkas, caciques. Así dicen.

LUGARTENIENTE IV
Ah, cacique había sido… Mira allí está despertando...

LUGARTENIENTE III
Déjalo que se vaya, que vaya a contárselo a todos... (RIEN)

ATUSPARIA SE PONE LENTAMENTE DE PIE, DA UNA MIRADA VIOLENTA A TODOS. TOMA CON FURIA SU TRENZA Y SALE RAPIDAMENTE.


ESCENA III

LA MASA COMUNERA DESARROLLANDO DIVERSOS TRABAJOS DOMÉSTICOS AL AIRE LIBRE. LAVANDO Y COCINANDO LAS MUJERES, LOS HOMBRES TRASLADANDO DE UN LUGAR A OTRO LA LEÑA, SACANDO FILO A SUS HOCES, ETC.

MASA I
Nuestro reclamo va a leer el Prefecto.

MASA II
¿Qué dicen estos indios va a decir?

MASA III
¡No queremos Trabajos de Repúblicas!

MASA IV
¡Eso va a leer! ¡Con sus propios ojos va a leer!

MASA V
¡Manan munanchiccu!

MASA I
¡No queremos Trabajos de Repúblicas!

MASA II
¡Lejos nos mandan! ¡A trabajar por la Patria, dicen!

MASA III
Pero ya no hay Trabajos de Repúblicas.

MASA IV
¡Ya no hay Trabajos de Repúblicas!

ENTRAN ALGUNAS MUJERES CON ALGUNOS RECIPIENTES DE CHICHA QUE SIRVEN A LOS COMUNEROS.

MASA V
¡Con esta chicha celebraremos!

MASA I
!Celebraremos!



MASA II
¡Celebraremos!

MASA III
(PIDE QUE LE SIRVAN MAS) ¡Completo pues! ¡Buena para la fuerza es esta chicha! Si ese Prefecto manda sus soldados, ¡la fuerza ya está dentro!

DE PRONTO, ENTRAN DOS COMUNEROS.

COMUNERO I
¡Aquí vuelven los comuneros! ¡Con Atusparia están llegando!... ¡De lejos se ve la tristeza en su corazón!

MASA I
¡Tristeza! ¡Porqué va a ser!

COMUNERO II
¡Aquí están llegando!

ATUSPARIA ENTRA CON OTROS COMUNEROS, CAMINANDO LENTAMENTE, EMPUÑANDO SU TRENZA. SILENCIO. ATUSPARIA AVANZA BUSCANDO EN LOS OJOS DE LA MASA EL CAMINO A SEGUIR. LA MASA PASA DE LOS SUSPIROS Y LAMENTOS A ALGUNAS VOCES IRACUNDAS QUE LLENAN LA ESCENA.

MASA COMUNERA
¡Supaypa wahuan! ¡Hijos del diablo pues! ¡Que se mueran, malditos! ¡Demonios son esos mistis!

LA MASA SE DESPLAZA HASTA DEJAR AL CENTRO A ATUSPARIA, ACOMPAÑADO DE OTROS TRES HOMBRES DE TRENZAS Y SÍMBOLOS DISTINTIVOS. ELLOS ABREN SUS TALEGAS, Y CON UNAS NAVAJAS, CASI AL MISMO TIEMPO SE CORTAN LAS TRENZAS. LAS ENSEÑAN A LA MASA.

MASA
(ENARDECIDA) ¡Ya está! ¡Hatarisum! ¡Hatarisum! ¡No vamos a perdonar! ¡Muerte han dicho los apus! ¡Tanto tiempo ha durado! ¡La cabeza de mistis cortaremos! ¡Arí! ¡Arí! ¡Como a Inkarrí ellos cortaron! ¡Atusparia les va a cortar! ¡La cabeza les va a cortar! !Arí! !Arí!

ATUSPARIA
¡Arí! ¡Atusparia les va a cortar!



ESCENA IV

EL AMANECER. OFICINA DEL PREFECTO. LOS LUGARTENIENTES I, II, III Y IV DESPUES DE LA BORRACHERA.

LUGARTENIENTE I
(DESPERTANDO) Qué tal borrachera…

LUGARTENIENTE II
Nos hemos tomado todo el porrón…

LUGARTENIENTE III
¿Y el Prefecto?

LUGARTENIENTE I
¿Ya te olvidaste que viajó?


LUGARTENIENTE III
Ah, claro, claro.

LUGARTENIENTE II
Tienes memoria de pulga, apuesto que tampoco te acuerdas del indio.
LUGARTENIENTE III
¿Cuál indio?

LUGARTENIENTE II
El que quería hablar con el Prefecto.

LUGARTENIENTE I
El que sabe escribir.

LUGARTENIENTE IV
(BOSTEZANDO) El indio trinchado al que le cortamos la coleta. ¡La coleta de los inkas!

RIEN. BREVE PAUSA.

LUGARTENIENTE IV
No creo que el Prefecto regrese mañana.

LUGARTENIENTE III
Tiene varios temas para discutir con ese Pascual. Lo principal es el problema de los indios que no quieren trabajar para la República.

LUGARTENIENTE II
¡Shhhh!... ¡Escuchen!...

LUGARTENIENTE I
¿Qué pasa?
LUGARTENIENTE II
¡Son los indios otra vez!

LUGARTENIENTE I
(ASOMANDOSE POR ALGUNA VENTANA) ¡Vienen para acá! ¡Miren cuántos son!

LUGARTENIENTE III
¡Hay que avisar a los guardias! ¡Vamos!

SALEN.

LUGARTENIENTE IV
¡Espérenme! ¡Tenemos que llevar los registros y el dinero!... ¿Dónde están las llaves?... ¡Espérenme! ¡Dónde están las llaves! ¡Carajo, nada está en su sitio!

ENTRA LA MASA COMUNERA, CON ATUSPARIA AL FRENTE, PROVEIDA DE LANZAS Y PALOS.

MASA COMUNERA
¡No queremos Trabajos de Repúblicas! ¡No queremos Trabajos de Repúblicas!

LUGARTENIENTE IV
(COMPLETAMENTE CERCADO) ¡Qué les pasa, indios de mierda! Ah, se rebelan, ¿no? ¡Váyanse de aquí! ¡Fuera! ¿No han escuchado? ¡Fuera! ¡Fuera!

LA MASA SE CIERRA EN TORNO A ÉL. SE ESCUCHAN SUS GRITOS. LUEGO LA MASA SE ABRE DESCUBRIENDO EL CADAVER DEL LUGARTENIENTE. PAUSA.

MASA I
No supo perdonar.
MASA II
El hijo de Inkarrí no supo perdonar.

MASA III
Manan pampachayta munasccachu.

MASA IV
Su alma le cortó.

MASA V
¡Mistis son! ¡Supaypawahuan!

TODOS
¡Supaypawahuan!

SUBITAMENTE SE ESCUCHA UN DISPARO, LUEGO OTRO, Y UN TERCERO. TODOS SE ATEMORIZAN Y QUIEREN ESCAPAR. PERO APARECE SONRIENTE UN CAMPESINO CON ALGUNOS ATUENDOS DE MINERO, UN MACHETE COLGADO DE SU CINTURA, Y MUCHOS FUSILES COLGADOS DE SUS HOMBROS. ES UCCHU PEDRO QUE, RIENDOSE A CARCAJADAS, ENTREGA LOS FUSILES A LOS COMUNEROS Y LOS ABRAZA.


ESCENA V

ASAMBLEA DE LA MASA COMUNERA. EL FUEGO DE LAS ANTORCHAS ILUMINA LOS ROSTROS CRISPADOS ALREDEDOR DE ATUSPARIA.

MASA I
¡En alto está nuestra cabeza, comuneros! ¡Ya no la bajaremos pues!

MASA COMUNERA
¡No bajaremos la cabeza, comuneros! ¡No bajaremos! ¡No bajaremos!

ATUSPARIA
¡No, comuneros! ¡La cabeza no vamos a bajar! ¡No vamos a bajar pues!

APLAUSOS Y VITORES DE LA MASA.

MASA COMUNERA
¡Viva Atusparia! ¡Hermano valiente! ¡El que sabe escribir! ¡Amaru grande!

ATUSPARIA
En tu corazón ya no hay paciencia. Tanto tiempo has esperado. En tus ojos estoy viendo que el tiempo ha llegado. Dime comunero, con tus palabras, con tu aliento, qué vamos a hacer.

MASA COMUNERA
¡Muerte a esos mistis! ¡Malos peruanos! ¡Abusivos! ¡Abajo los Trabajos de Repúblicas! ¡Muerte dicen los apus!

ATUSPARIA
No podemos matar a los mistis.

MASA COMUNERA
¡Abajo los mistis! ¡Abajo!

ATUSPARIA
Ya no hay Trabajos de Repúblicas. Eso es lo que queremos.

MASA COMUNERA
¡Misticunatan yachachisun! ¡Misticunatan yachachisun!

ATUSPARIA
¡Todos somos peruanos, comuneros!

MASA COMUNERA
¡Misticunatan yachachisun! ¡Misticunatan yachachisun!... ¡Malos peruanos!

ENTRE LA MASA SE ABRE PASO UCCHU PEDRO.

UCCHU PEDRO
Lo que queremos es vivir en nuestra tierra, con justicia y verdad. Y esos malos peruanos, no nos dejan. ¿Acaso ellos trabajan para nosotros?

MASA COMUNERA
¡Misticunatan yachachisun!... ¡Hatarisun! ¡Hatarisun!

UCCHU PEDRO
¡Hatarisun dicen los comuneros! ¡Escucha a tu pueblo, Atusparia! ¡Hatarisun ha dicho! ¡Si no tomamos ciudad Huaraz, estamos perdidos todos los comuneros! ¡Pronto vendrán los soldados del ejército!

MASA COMUNERA
(MURMURANDO) ¡Los soldados del ejército!

ATUSPARIA
¿Tomar Huaraz estás diciendo, comunero? Ellos tienen cañones.

MASA COMUNERA
(MURMURANDO) ¡Cañones!

UCCHU PEDRO
¡Nosotros tenemos hambre de justicia y el mejor pensamiento!

MASA COMUNERA
¡Tomaremos Huaraz! ¡Nuestra tierra también es! ¡Tomaremos Huaraz!

ATUSPARIA
Pero somos pocos comuneros.

MASA I
Huamarín ha venido, allá están llegando.

MASA II
Taclla también, con sus mujeres, con sus hijos han venido, ¡miren!

MASA III
¡Picucc, Tipayán… ¡Toda la sangre ha venido! ¡La misma sangre!

EFECTIVAMENTE, LLEGAN MAS COMUNEROS A LA ASAMBLEA COMUNAL

MASA IV
¡A los mistis enseñaremos quiénes somos los comuneros de Roymi!

MASA V
¡Tomaremos Huaraz!

MASA COMUNERA
¡Tomaremos Huaraz! ¡Tomaremos Huaraz!

UCCHU PEDRO
¡El apu de Roimi ha hablado, Atusparia! ¡Los comuneros han hablado!

BREVE PAUSA. ATUSPARIA CONSULTA DISCRETAMENTE CON OTROS COMUNEROS.

ATUSPARIA
¡Tomaremos Huaraz, comuneros!

MASA COMUNERA
(ALEGRE) ¡Hatarisun! ¡Hatarisun! ¡Misticunatan yachachisun! ¡Tomaremos Huaraz! ¡Tomaremos Huaraz!

SALEN.


ESCENA VI

ENTRAN CUATRO COMUNEROS SEGUIDOS DE ATUSPARIA. CAMINAN SIGILOSAMENTE Y SE ALUMBRAN CON PEQUEÑAS ANTORCHAS QUE LLEVAN EN LAS MANOS.

MASA I
Shhhht.

MASA II
Shhhht.

MASA III
Allí está.

MASA IV
Sí, allí es.

ATUSPARIA
¡Miren!... ¡Ciudad Huaraz!... ¡Allí está!


MASA I
¡Ciudad Huaraz!

MASA II
Ciudad de mistis es.

MASA III
Ciudad de comuneros no es.

MASA IV
¿Porqué pues? ¡Misticunatan llactan¡

ATUSPARIA
Aquí estamos mirando su cuerpo.

MASA I
Nosotros somos su cabeza.

MASA II
¿Dónde está mi cuerpo? Le diremos a esos mistis.

MASA III
¿Cuándo entraremos, Atusparia?

MASA IV
¡A esos mistis mataremos!

ATUSPARIA
Sí, de hambre mataremos.

TODOS
¿De hambre?
ATUSPARIA
Sí, de hambre mataremos, comuneros.

MASA II
¿De hambre? ¿Cómo vas a matar de hambre?

MASA III
Bastante tienen para comer esos mistis.

MASA IV
Sí, yo vi a uno comiendo. Así estaba comiendo (GESTO DE GLOTONERIA). ¿Cómo vas a matar de hambre pues?

ATUSPARIA
No crecen habas en Huaraz, no crece maíz n i papas. No hay carneros ni vacas. Casas nomás hay en Huaraz. Bastantes casas. Para comer ellos, trabajan los comuneros en el campo.

MASA I
Sí, ellos comen lo que nosotros sembramos.

MASA II
Como si ellos hubieran sembrado y cosechado. Ellos se alimentan con nuestro trabajo.

MASA III
Este es el camino de Huaraz.

MASA IV
¿Cerraremos este camino, Atusparia? ¿Esa es tu idea?


ATUSPARIA
¡Ja! A pedirnos papita van a venir. Una nomás van a decir, un pedacito, tengo hambre en mi barriga, comunero, comunerito, una papita me va a dar.

MASA I
Y nosotros vamos a responder…

TODOS
¡Manan cancha, misticunapacc!

RIEN.

ATUSPARIA
Al amanecer, entraremos a Huaraz, comuneros.



ESCENA VII

GRAN BULLICIO PRECEDE LA ESCENA. SE ESCUCHAN DISPAROS Y GRITOS BELICOSOS. EN ESCENA SE VE A LA MASA COMUNERA ARMADA DE FUSILES, PALOS Y HONDAS, DESPLEGANDO SU FURIA. ATUSPARIA LOS DETIENE.

ATUSPARIA
¡Comuneros!... ¡Comunerocuna!... ¡Alto el fuego, comuneros! ¡Alto!

UNOS A OTROS, LOS COMUNEROS SE DAN LA VOZ DE ALTO.

MASA COMUNERA
¡Alto! ¡Alto el fuego, comuneros!

ATUSPARIA
Los mistis con armas han huido con sus jefes. ¡Ahora somos nosotros los dueños de Huaraz!

APLAUSOS Y ALEGRIA DE LA MASA COMUNERA.

ATUSPARIA
Hablaremos con la población. De un nuevo Huaraz hablaremos. Nueva autoridad queremos ahora.

MASA I
Nuevas autoridades queremos.

MASA II
Nuevo Prefecto nombraremos.

MASA III
¡Atusparia será el Prefecto!

ATUSPARIA
¡No comuneros! ¡No seré Prefecto!

MASA IV
Afuera hay dos blancos que preguntan por ti, Atusparia. Hablar quieren contigo.

ATUSPARIA
¿Quiénes son?

MASA II
Soldados serán.


MASA III
Vendedores.

MASA IV
Cristianos.

MASA I
¡Nosotros también somos cristianos!

MASA II
¿Acaso tenemos un Cristo?

MASA COMUNERA
¿Porqué no tenemos un Cristo? ¡Necesitamos un Cristo! ¡Necesitamos un Cristo!

ATUSPARIA
¡Que traigan al cura! ¡En su iglesia estará! ¡Una misa va a hacer! ¡A Santiago vamos a pedir!...

MASA COMUNERA I
¡Sí! ¡Sí! ¡Una misa! ¡Una oración! ¡Un milagrito!... ¡Que los dioses cristianos también vengan a celebrar! ¡Que se olviden de los mistis!

MASA COMUNERA II
¡No! ¡No! ¡No necesitamos un Cristo! ¡Cristo es el dios de los mistis!

MASA III
Allí traen al cura Figueroa, así se llama.

ENTRAN VARIOS COMUNEROS TRAYENDO A EMPUJONES AL CURA FIGUEROA.
CURA FIGUEROA
(ENFRENTANDOSE A ATUSPARIA, LA MASA COMUNERA DE POR MEDIO) ¿Quiénes son ustedes para entrar así a Huaraz? ¡Hay varios muertos y las autoridades han huido abandonando la ciudad! ¡La ciudad está en manos del caos! ¡Del caos que ustedes están sembrando! ¡Qué se han creído!

ATUSPARIA
¡También somos cristianos!

CURA FIGUEROA
¡Ustedes son unos diablos y al infierno se van a ir! ¡Ese es el destino de los rebeldes!

ATUSPARIA
¡Una misa vas a hacer!

ALGO VA A DECIR EL CURA FIGUEROA, PERO LA MASA LO ACALLA.

MASA COMUNERA
¡Sí! ¡Una misa! ¡Una misa!

ATUSPARIA
¡Que todos escuchen la misa!

APLAUSOS.

CURA FIGUEROA
Padre nuestro…

TODOS
(REPITEN) Padre nuestro…

CURA FIGUEROA
Que estás en los cielos…

TODOS
Que estás en los cielos… (etc)

ENTRA UCCHU PEDRO ACOMPAÑADO DE OTROS COMUNEROS.

UCCHU PEDRO
(AL PUBLICO) ¿Una misa necesitamos, comuneros? ¿Mirar al cielo necesitamos, comuneros?... ¡Así es como perdemos nuestro corazón y nuestro pensamiento! ¡Así nos roban nuestra fuerza!... Nuestra vida es un pecado y un arrepentimiento. ¡Lloramos, sufrimos mirando al cielo!... ¡Lo que necesitamos son nuevas autoridades, comuneros!

LA MASA COMUNERA LO MIRA ATENTAMENTE.

MASA COMUNERA
¡Sí! ¡No necesitamos oraciones! ¡Necesitamos recuperar nuestra fuerza, comuneros! ¡Necesitamos nuevas autoridades!

EL CURA FIGUEROA APROVECHA LA SITUACION Y ESCAPA.

ATUSPARIA
Nuevas autoridades has dicho, Ucchu Pedro. Tú quieres ser el nuevo Prefecto.

MASA IV
(ENTRANDO) ¡Vienen dos blancos!

ATUSPARIA
¿Quiénes son esos?


MASA IV
¡Mosquera y Montestruque dicen que se llaman! ¡Quieren hablarle a los comuneros!

ATUSPARIA
¡Que entren!



ESCENA VIII

ENTRAN MOSQUERA Y MONTESTRUQUE, EVIDENTEMENTE DOS CRIOLLOS VESTIDOS A LA USANZA Y UN TANTO EBRIOS. MUCHA ATENCION DE LA MASA.

MOSQUERA
¡El momento ha llegado, comuneros!

MONTESTRUQUE
¡Esta es la rebelión de los incas! ¡Hay que celebrarlo, gran cacique! (SACA UNA BOTELLA DEL BOLSILLO Y BRINDA CON ATUSPARIA) ¡Salud!

MOSQUERA
¡Los indios han resucitado!

MONTESTRUQUE
¡Como Lázaro! ¡De entre los muertos! ¡Salud!

MOSQUERA
¡Brindemos por el heroísmo de los indios! ¡Los soldados han huido! ¡Son unos cobarde! ¡Todo Huaraz está en tus manos, indio valiente!
MONTESTRUQUE
¡Salud! ¡Ahora sí la conquista española ha terminado! ¡Para siempre!... Por mis venas corre sangre española, no lo voy a negar, pero la voz de mi sangre indígena es más fuerte! ¡Basta de blancos ha dicho!

MOSQUERA
¡La sangre de manco Inca, la sangre de Tupac Amaru! ¡La sangre de Pumacahua! ¡La sangre de Juan Santos Atahuallpa! ¡La sangre del gran cacique Atusparia es una sola con la mía! ¡Tú ordena, Atusparia! ¡Yo cumplo! ¡Soy un soldado de la rebelión!

ATUSPARIA
¿Porqué se meten ustedes, mestizos?

MONTESTRUQUE
¡Es el llamado de la sangre! ¡Queremos ayudar!

MOSQUERA
Tú ordena. Tus órdenes serán cumplidas sin dudas ni murmuraciones.

MONTESTRUQUE
Yo voy a imprimir un periódico. Para que todo el mundo sepa que los inkas están vivos… ¿Saben cómo se va a llamar?... ¡”El Sol de los Inkas”! Y de ti voy a hablar, Atusparia.

MOSQUERA
Escucha, Atusparia. Qué vas a hacer tú sólo al mando de la sublevación. Muchos mestizos queremos ayudarte. Estamos hartos del gobierno traidor de Iglesias, miren cómo se ha rendido ante los chilenos.

MONTESTRUQUE
(MAS MAREADO) ¡Yo también estoy harto de ese traidor! ¡Es un Judas!
MOSQUERA
Los soldados están esperando refuerzos de Lima. No podemos dejar que entren. Si recuperan la ciudad, la sublevación fracasará.

MASA COMUNERA I
(MURMURANDO) ¡Fracasará, sí, la rebelión fracasará si entran los soldados, sí, sí¡

MASA COMUNERA II
¡Porqué va a ser! ¡Fuego con fuego contestaremos!

ATUSPARIA
(A MOSQUERA Y MONTESTRUQUE) ¡Ustedes se quedarán pues! ¡A cargo de Huaraz pues! ¡Ustedes se quedarán!

MONTESTRUQUE
¡Esa es una buena medida!

MOSQUERA
Pero tienes que decirles a todos que estamos contigo, que nos hemos contagiado de la rebeldía de los indios.

MONTESTRUQUE
¡Eres un político, Atusparia!

UCCHU PEDRO
(ENTRANDO) ¡Esa es la política de la cola que quiere ser cabeza! ¡Contagiados de alcohol están!... ¡Estas son las nuevas autoridades! (SALE MOLESTO, MUCHOS OTROS COMUNEROS LO SIGUEN)



ATUSPARIA
A otros pueblos avanzaremos nosotros. A Yungar, a Ticlio, a Pariacoto. (A LOS COMUNEROS QUE QUEDARON) Vamos, Huaraz no es sitio para nosotros.

SALEN. SOLOS EN ESCENA, MOSQUERA Y MONTESTRUQUE BEBEN DE SUS BOTELLAS.

MOSQUERA
¡Salud!

MONTESTRUQUE
¡Por el nuevo Prefecto de Huaraz!

MOSQUERA
¡Por los indios valientes de Atusparia!

MONTESTRUQUE
¡Por Cáceres que se ha rebelado contra los chilenos!

MOSQUERA
¡Viva Cáceres! ¡Vivan los montoneros!

MONTESTRUQUE
¡Viva Cáceres, carajo! (CAEN)



ESCENA IX

DOS COMUNEROS VIGIAS, CON SUS FUSILES, ATENTOS.

MASA I
Cuando acabe este lío, que la quiero voy a decirle. Es una muchacha bonita.

MASA II
¿Y si esta historia acaba contigo?

MASA I
Ja, ja, ¿Y para qué tengo mi fusil? Si vienen los soldados, estamos listos para defendernos.

MASA II
Se va a quedar viuda la María, y sin saber quién le mandaba esas hortensias.

MASA I
Un sueño bonito tuve anoche con ella. Ahora no puedo contártelo, pero cuando desperté, cuando me di cuenta que era sueño, me dije: esto lo voy a convertir en realidad…

MASA II
Anda, cuenta, cuenta…

SE ESCUCHA UN DISPARO, LUEGO OTRO.

MASA I Y II
¡Disparos! ¡Por allá vinieron!… ¡Cuidado!

ENTRAN OTROS DOS COMUNEROS, TAMBIEN ARMADOS.

MASA III
¡El ejército ha entrado! ¡Los cerros agarraron esos peruanos!


MASA IV
¡Desde arriba sus balas están disparando! ¡Sus fusiles disparan mejor que los nuestros! ¡Vamos a morir!

MASA I
¡No queremos Trabajos de Repúblicas! !Esa es nuestra razón!

MASA II
¡No queremos abusos de malos peruanos, queremos la paz y el trabajo!

ENTRAN OTROS COMUNEROS PROVEIDOS DE PALOS Y FUSILES, ALGUNAS MUJERES. SE INTENSIFICAN LOS DISPAROS.

MASA V
¡Están entrando los soldados! ¡Volvamos a Huaraz! ¡A Huaraz!

MASA VI
¡No, ese ejército de mistis no va a pasar! ¡Aquí nos quedaremos!

MASA
!No pasarán ! !No pasarán!

LA MASA SE AGITA DELANTE DEL ENEMIGO INVISIBLE, ARROJANDO SUS DISPAROS CON HONDAS, Y TAMBIEN CON SUS RIFLES. SIGUE FIRME Y ENCENDIDA, A PESAR DE LAS CAIDAS.







ESCENA X

ENTRA ATUSPARIA, SEGUIDO DE UCCHU PEDRO Y DE OTROS COMUNEROS Y COMUNERAS.

ATUSPARIA
¡Hay que prepararse, comuneros! ¡Los soldados están entrando!

COMUNERO I
¡A Huaraz hay que volver, Atusparia!

COMUNERO II
Sus casas quieren los mistis, su Prefectura. Hay que darles pues sus casas. ¡Vayamos nosotros a los cerros!

MASA I
¡No! Nunca! ¡Huaraz hay que quemar! ¡Esas casas quemaremos!

ATUSPARIA
No, comuneros, nada vamos a quemar. Con el ejército también conversaremos, y aquí vamos a esperar. La bandera de la paz levantaremos.

EN EFECTO, UN COMUNERO LEVANTA UNA BANDERA BLANCA, PERO AL POCO TIEMPO ES ABALEADO. SE INTENSIFICAN LOS DISPAROS, AHORA SE ESCUCHAN LOS CAÑONES ESTREMECIENDO LA ESCENA. CAEN ALGUNOS COMUNEROS. SIGUEN LLEGANDO OTROS, CAEN EN MEDIO DEL FRAGOR DEL COMBATE. LA ESCENA ES CONFUSA, ENTRE EL HUMO Y LOS GRITOS DE LOS COMUNEROS QUE CAEN HERIDOS O MUERTOS.

UCCHU PEDRO
¡No podemos seguir aquí! ¡El ejército no entenderá las razones de los comuneros! ¡Debemos salir, Atusparia!
ATUSPARIA
¡No! ¡Defenderemos nuestra razón! ¡Con los fusiles, con nuestras palabras! ¡El ejército tiene que entender!

SIGUEN CAYENDO LOS COMUNEROS, HERIDOS Y MUERTOS.

ATUSPARIA
¡Abajo los Trabajos de Repúblicas!

MASA
¡Abajo, abajo! ¡Abajo los Trabajos de Repúblicas!

UCCU PEDRO
Debemos salir, Atusparia, debemos replegarnos hacia las laderas de ese cerro. ¡Vamos!

ATUSPARIA
¡No queremos los abusos de las autoridades! ¡Los comuneros de Roimi se han levantado reclamando justicia! ¡Justicia!

MASA
¡Si! ¡Justicia queremos! ¡Justicia!

CAEN VARIOS COMUNEROS. CAE ATUSPARIA. DOLOR DE LA MASA COMUNERA. UCCHU JUNTO A OTROS SOBREVIVIENTES SE AGRUPAN CON SUS ARMAS LEVANTADAS EN TORNO AL CUERPO DE ATUSPARIA.

UCCU PEDRO
Este es el cuerpo de Atusparia. Junto a todos los comuneros que se levantaron reclamando justicia, han sembrado de luz el camino, con sus ardientes sentimientos, con sus buenas ideas, con su resuelta decisión de defender lo justo y verdadero... ¡Vamos! Hay todavía mucho camino por recorrer. Caeremos muchas veces, nos volveremos a levantar, volveremos a caer, volveremos a levantarnos, y así, ¡hasta que nuestros corazones y nuestros pensamientos alcancen justicia y paz de verdad!

SE SIGUEN ESCUCHANDO LOS CAÑONES

TODOS
¡Hasta la justicia y paz de verdad! ¡Viva Atusparia! ¡Vivan los comuneros de Roimi!

SALEN.


Fin

PROYECTO DE REALIZACION TEATRAL "ANTIGONA"

PROYECTO DE REALIZACION TEATRAL “ANTIGONA”

1.- DIAGNOSTICO DE LA REALIDAD CULTURAL

En los momentos actuales, a pesar del gran alarde de modernidad y globalización, asistimos a la más notable precaridad de la producción cultural. En todos los planos de la creatividad cultural, vemos la siembra provisoria del individualismo que ha tratado inutilmente de imponerse a la corriente tumultuosa de las masas que demandan razones, conciencia, lucidez para mejor comprender el mundo en que vivimos, las leyes que lo rigen. Sin un criterio adecuado, que ponga al hombre como sujeto principal de la Historia, y cuanto más si no lo presentamos en el auge de sus fuerzas aunadas, no es posible imaginar una perspectiva que permita el crecimiento espiritual de nuestro pueblo.

Carentes del adecuado criterio, en todos los planos de la producción cultural vemos como el eje principal es el subjetivismo, la posibilidad esteril de entender el mundo desde la antojadiza percepción de los artistas o intelectuales que miran el mundo desde sus gabinetes, sin una debida profundidad que indage en aquello que realmente palpita en el seno de la sensibilidad colectiva. El empeño en ver la realidad desde la superficie impide a muchos reconocer que el Perú no es el mismo después de la profunda agitación social vivida en los años recientes: el conflicto interno vivido en las dos ultimas décadas del siglo XX, que han marcado de manera decisiva la historia del Perú.

No cabe duda que el entendimiento de esta perpectiva es tarea ardua y compleja. Y mientras tanto en los planos de la literatura, el arte y las ciencias, la esterilidad, la precariedad de criterios son presentados como “originales”, razón de exitos formales fortuitos que se agotan en el momento, sin más repercusión que aquella que merecen desde los medios de comunicación empeñados en fomentar el desconcierto, como parte de su propósito de dispersar la conciencia de la realidad.

Como todas las otras formas del arte, el teatro no está librado de esta influencia sembrada en los últimos años. A pesar del rico material, histórico, social e individual, que palpamos en nuestra vida cotidiana, el hecho teatral se nos presenta privado de la real dimensión que debieran tener nuestros personajes, alentados por una perspectiva que devuelva a la colectividad su aliento creativo y especialmente que reflejen su real capacidad de transformar el entorno y apostar por una realidad superior.

El teatro no nos educa. Es decir, no cumple con su papel didactico y orientador, sino es solamente un divertimento trivial, que nos cuenta las peripecias particulares de personajes particulares, renunciando a su papel generalizador, que nos invite a reflexionar y nos eleve a la posibilidad de entender la escena como síntesis de la realidad.

Es en este contexto que presentamos al Colegio Alternativo ATUSPARIA el presente proyecto para la realización colectiva de una obra teatral, de corte clásico, basado en el célebre texto de Sófocles, escrito cuatrocientos años antes de nuestra era, con el nombre de ANTIGONA.


2.- ANTIGONA
a) Argumento

Edipo, el Rey de Tebas ha sido desterrado después de ponerse al descubierto que su poder está basado en una gran contradicción al haber desposado a su propia madre, y asesinado a su padre. El Reyno entra en un profundo caos, donde una guerra interna agita a todos sus habitantes. Los hijos varones de Edipo, Eteocles y Polinices, se han enfrentado uno contra el otro en pos del poder, pero mueren en el intento. La paz se reestablece con la dictadura de Creonte que por edicto prohibe bajo pena de muerte asistir a los que sitiaron la ciudad y enterrar -de acuerdo a costumbre- a los rebeldes. Polinices pertenece a este bando, y se le condena a que, aún después de muerto, su cadaver sea devorado por los buitres, mientras a Eteocles se le entierre con honores por su fidelidad a la ciudad.

Siendo hermana de ambos, Antígona desobecede el edicto y entierra a su hermano Polinices, a pesar de la desaprobación de su hermana Ismena. Es condenada a muerte por desobedecer la orden del Estado. Hemón, novio de Antígona e hijo de Creonte, trata de interceder ante el Rey, pero la rigidez de su padre lo enfrenta a él.

A pesar de las voces del coro, que auguran un profundo malestar en el futuro, la pena se cumple y Antígona es lapidada. Al ver muerta a su amada, Hemón se quita la vida, ante el horror de su madre que no entiende lo que está pasando en Tebas, y también se quita la vida. Creonte sigue en el gobierno del Reino, pese a sus lamentos que no pueden contener las voces del coro adviertiéndole que por su necedad el poder como la paz que ha instaurado son provisionales.

B) Significado

Como es evidente, a pesar de la antiguedad de la obra, ésta justamente debe su caracter de teatro clásico a que corresponde a contradicciones que son constantes a lo largo de la Historia. Cuando las razones de estado se enfrentan a la razón popular, cuando la intolerancia e incomprensión no allanan el camino de la verdad, solamente puede ser previsible el malestar de los pueblos. Tal es el mensaje de la obra, y en nuestra realidad, -a pesar de las voces y opiniones de origen nacional e internacional, que insisten en el reconocimiento de la verdad histórica que asiste a los protagonistas del conflicto interno vivido en el Perú-, desde el Estado pareciera que domina la indiferencia por cerrar las heridas aún abiertas en el corazón del pueblo.

3.- REALIZACIÓN

a) Nos proponemos, en primer término, adaptar la obra a un lenguaje más asequible al público actual y acercar al espectador a la relación que tiene una obra clásica a la realidad concreta, destacando las contradicciones que propone la obra y los sucesos vividos en nuestro medio en cuanto al conflicto interno cuyas repercusiones no han sido suficientemente divulgadas y permanecen aún insolubles.

b) La representación estaría a cargo de un elenco constituido a lo largo del año por alumnos, profesores, padres de familia, ex alumnos y amigos del colegio, que en un esfuerzo mancomunado e integrador, logren llevar a escena esta obra para ser presentada ante el público más amplio, y específicamente ante la comunidad educativa del Colegio Atusparia, en fechas predeterminadas, y como especial realización a propósito del 25 Aniversario de la Instituición.

c) Contribuirán a esta realización el aporte del elenco de danza del colegio, así como el apoyo coral-musical y el apoyo del taller de artes plásticas que estarían a cargo de números complementarios como de las escenografías y decorados que requiera la obra.

d) La fecha de presentación de la obra puede establecerse en un viernes-sábado-domingo del próximo mes de octubre. Es decir, tres funciones, con venta anticipada de entradas.

e) El valor de las estradas, en nuestra propuesta, no debe ser menor de cinco soles, considerando el esfuerzo desplegado y algunos gastos requeridos.

f) El lugar donde se presentaría la obra sería en el propio local del colegio, en escenarios múltiples que tan pronto se ubicarían en el patio, como en los balcones del segundo piso, y otros ambientes. Es decir, se buscaría la multiplicidad de escenarios, debidamente decorados.

g) Apoyo Técnico. Para la realización de esta obra se requiere, además de un mínimo apoyo en vestuarios, máscaras y utilerías, el apoyo indispensable de un seguidor -un cañón de luz-, y un buen equipo de sonido. Además, puede ser imprescindible el uso de un proyector de imágenes donde puedan verse, durante el desarrollo de la obra, las imágenes y fotos del conflicto interno que ayuden al espectador a relacionar los sucesos de la obra con los hechos concretos de nuestra realidad social.

h) Proyección de costos:
Vestuarios (tocuyo, yute, crudos en general)......100 soles
Máscaras... 100 soles
Utilerías... 100 soles
Seguidor de luz (cañón)... 200 soles
Equipo de sonido... 200 soles Equipo de proyección de imágenes... 200 soles
TOTAL... 900 SOLES
(Estos costos pueden abaratarse si a lo largo de los cursos y talleres se trabajan vestuarios, máscaras y utilerías, así mismo a través de colaboradores y amigos pueden abaratarse los costos de los equipos y otros elementos).

3.- PRODUCCION

La dirección general de la obra estaría a cargo del Profesor Alberto Mego, con la asistencia de los profesores del área de Arte del Colegio, como de los responsables de los espacios a presentarse.

A lo largo del desarrollo del año academico se comenzarían a ensayar, bajo la modalidad de talleres (de alumnos, de profesores, de padres de familia) las diferentes instancias del espectáculo. Así mismo se coordinaría el trabajo concerniente a música, danza y artes plásticas.

Por la conducción de los talleres de alumnos, profesores, padres de familia e invitados, adaptación de la obra y dirección escénica en general, el Prof. Alberto Mego requiere el reconocimiento de sus honorarios por parte del Colegio, en una suma que puede tratarse, de acuerdo a la aceptación del proyecto y a su realización en las fechas señaladas, como en otras eventuales de proyección.

El Colegio se haría cargo de los gastos de realización: alquiler de un equipo de sonido, de luces y de imágenes, así como de la instalación de los ambientes debidamente decorados. Se recomienda además la edición de un afiche que propicie la atención pública sobre la representación de la obra, como de sencillos programas de mano.

Descontados los gastos de producción, la utilidad final sería distribuida 50% para el Colegio, y 50% sería administrado por el Prof. Alberto Mego para sufragar costos adicionales de representación.

Se propiciaría la más amplia difusión de este hecho cultural, que tendría la participación de no menos de 100 personas, en los medios de comunicación hablados y escritos, tratando de poner en relieve la actividad cultural del Colegio Atusparia y llamando la atención pública sobre el significado de esta representación, en el marco de los planes educativos del Colegio.



En la confianza de que esta propuesta sea debidamente estudiada, y se propongan las correcciones o modificaciones a este proyecto, que sin duda beneficiará la cohesión interna del Colegio, como la imagen institucional que proyectará hacia la comunidad en general, ponemos en manos de la Dirección del Colegio esta iniciativa cultural.




Alberto Mego

NO TODO LO QUE BRILLA

NO TODO LO QUE BRILLA

Original de Alberto Mego, sobre los sucesos ocurridos en la comunidad de Choropampa, Cajamarca, en junio del año 2000

Personajes
Niño I, Niño II,
Comuneras I, II, III, IV, V, VI,
Comuneros I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII,
Enfermera, Doctor, Sacerdote, Ingeniero,
Anciano, Dirigente, Esteban, Fiscal, Los Policías

ESCENA I

TONADA DE SENCILLA MÚSICA CAJAMARQUINA CON INSTRUMENTOS DE VIENTO ABRE LA ESCENA. ALGUNOS COMUNEROS EN FAENA AGRICOLA CONVERSAN RISUEÑOS. ENTRAN DOS NIÑOS JUGANDO CON ALGO QUE SUJETAN EN UN PAÑUELO.

NIÑO I
¡Miren! ¡Imán líquido es!

NIÑO II
¡Agua de metal! ¡Agua de metal!

COMUNERA I
¿De qué estos cachorros están hablando?

COMUNERA II
¿De qué pues, de qué?

CURIOSIDAD DEL CONJUNTO MIRANDO EL OBJETO.

NIÑOS
¡Imán líquido! ¡Agua de metal es!

COMUNERO I
¡No!... ¡Azogue es! ¡Mercurio!

TODOS SE MIRAN GRAVEMENTE.

TODOS
¡Mercurio!

COMUNERO I
¡Accidente hubo arriba! ¡Un camión volcó sus toneles de mineral en el camino de Choropampa!

COMUNERA III
¡Ay mamita, qué vamos hacer pues!

COMUNERA I
¡Mina Yanacocha es! ¡Envenenando nuestras tierras otra vez!

COMUNERO I
¡Aguantando estamos todos estos años!

COMUNERA II
¡Diez años pues!



COMUNERA III
¡Que el cielo nos proteja, que el sol alumbre su buena luz en nuestros campos, en nuestros alimentos!

TODOS
Aguantando estamos todos estos años. ¡Sí, que el sol alumbre su buena luz en nuestros campos!


ESCENA II

MODESTA SALA DE ATENCION EN EL HOSPITAL. EL DOCTOR LAVANDOSE LAS MANOS. ENTRA LA ENFERMERA.

ENFERMERA
¡Doctor, doctor!... ¡Afuera hay más comuneros quejándose de ronchas, vómitos y desmayos!... ¡Quieren que los atiendan!

DOCTOR
Que pasen, hija, que pasen en orden.

SALE LA ENFERMERA. DE PRONTO ENTRA UNA MULTITUD DE COMUNEROS.

DOCTOR
Pero hijitos, no puedo atenderlos a la vez, por favor, hagan su colita...

DIRIGENTE
No, doctor. Saber queremos si consecuencia del mercurio es el mal que ha caído en nuestro pueblo.

TODOS
¡Sí! ¡Saber queremos, doctor! ¡Saber queremos!

DOCTOR
Bueno, bueno, estamos haciendo los análisis de los que llegaron primero. Esta enfermedad se llama...

COMUNERO I
¡Abuso de los poderosos!

COMUNERO II
¡Contaminación del ambiente pues!

COMUNERA I
¡Yanacocha pues! ¡Así se llama!

COMUNERA II
¡Yanacocha pues! ¡Igual que la mina!

DOCTOR
Hijitos, no hay que adelantarse. También puede ser intoxicación, el cambio de clima, algo que han comido...

DIRIGENTE
¡Envenenamiento es! ¡No mienta, doctor!

TODOS
¡Sí! ¡Contaminado está el aire! ¡Los alimentos! ¡La tierra! ¡Nosotros!... ¡Mire!

DESCUBREN SUS ROPAS Y ENSEÑAN MANCHAS MORADAS EN EL CUERPO.

DIRIGENTE
¡Trabaja usted para la mina! ¡Por eso no hay verdad en su razón!

DOCTOR
¿Yo? Bueno, es cierto, trabajo medio tiempo para la mina... Pero no hay que adelantarse. Esperemos los análisis. Además, la mina está dando trabajo a la gente, es un trabajo duro, es verdad, hay algunos problemas de salud, pero tienen su platita, ¿no?

TODOS
¡No tiene precio la vida! ¡No tiene precio la vida!

ENFERMERA
(ENTRANDO ALARMADA) ¡Doctor, doctor! ¡Más pacientes enronchados hay afuera, y con vómitos!


ESCENA III

EN LA SALA COMUNAL.

DIRIGENTE
¡Comuneros! ¡Comité de reclamo debemos formar! ¡Como los mineros!

TODOS
¡Sí! ¡Reclamaremos, reclamaremos! ¡No callaremos pues!

COMUNERO II
¡No rascaremos estas ronchas mientras la mina más rica del Perú abusa de los comuneros!

COMUNERA I
¿Qué haremos pues? ¡Cuatro semanas pasaron ya!


COMUNERA II
¡Y explicación nadie nos dio!

DIRIGENTE
Con el ingeniero hablaremos.

COMUNERO III
¿Con el ingeniero? ¿Y quién va a dirigir el Comité?
DIRIGENTE
¡Tú pues!

COMUNERO III
Para la mina mi esposa trabaja, perder puede su empleo.

DIRIGENTE
Entonces tú, Jacinto.

COMUNERO IV
Este... Comuneros, muy malo para nuestra comunidad esto es, indemnizarnos debe la mina por daños y perjuicios. He perdido tres chanchitos. Primero se negrearon y después murieron botando sangre, pero yo no soy de hablar, y con ingenieros menos. Yo propongo a Eudocio, ese sí sabe.

APLAUSOS.

COMUNERO V
Comuneros, de rendirse no es hora, pero verdad es que la mina es muy poderosa. Mucho dinero tiene. Y nosotros pueblito de campesinos somos. Contrataremos abogado pues. Esos conocen las leyes.

APLAUSOS.

ANCIANO
(ABRIENDOSE PASO ENTRE LOS COMUNEROS) ¡Bah, leyes que conviene a los ricos conocen! ¿Qué nos pasa, comuneros? ¡Estamos enfermos! ¡Todos! A causa del mercurio, los frutos de nuestro trabajo ya no podemos comer! ¡Envenenados estamos!... ¿Qué me ha dicho el doctor? ¡Es la edad!... Así me ha dicho. Apenas tengo 70 años. Ayer nomás hombre fuerte era... Pero parece que ustedes más enfermos están. Yo propongo al hijo del Avelino Quiroz para Comité de Reclamo.

COMUNERO VI
¿Esteban? Esteban muy joven es.

ANCIANO
¡Por eso! ¡Y yo lo acompañaré pues!

TODOS
¡Sí! ¡El hombre eres Esteban! ¡Esteban! ¡Esteban!

ESTEBAN
¡Sí, dispuesto estoy, comuneros! Ellos sólo quieren el oro, la riqueza, no les importa nuestra vida, nuestra salud. ¡Yo sí voy a reclamar por nuestra tierra!

APLAUSOS.

COMUNERA I
Entonces, ¿qué vamos a hacer?

ESTEBAN
Al ingeniero buscaremos. Y reclamaremos. ¡Todos! A caballo, a pie, marcha hasta la oficina del ingeniero tenemos que hacer.

TODOS
¡Sí! ¡Reclamaremos, reclamaremos! ¡Viva el pueblo de Choropampa! ¡Viva!


ESCENA IV

OFICINA DEL INGENIERO GERENTE EN EL CAMPAMENTO MINERO DE YANACOCHA. DOS DELEGADOS DE LA COMUNIDAD CON ESTEBAN, FRENTE AL INGENIERO, EL DOCTOR Y EL SACERDOTE.

SACERDOTE
Quiero pedirles que entren en razón... Nuestro Señor quiere paz y buena voluntad entre sus hijos. Hay que resignarse y aceptar la suerte que nos ha deparado Dios...

INGENIERO
¡Ya les he dicho que vamos a atender a las víctimas! ¡Qué más quieren!

DOCTOR
Así es, hijitos. Y yo les aseguro que atención de primera van a tener, en el hospital de la mina.

ESTEBAN
¡Señor! ¡En Choropampa todos estamos enfermos! ¡Somos más de 2,000!

INGENIERO
¿Qué...? ¡No pues! ¡No podemos atenderlos a todos!




DOCTOR
Podemos atender a un número moderado, hijitos. ¿Unos veinte, ingeniero?... Así es, y con internamiento si es necesario.

DIRIGENTE I
Médicos de Lima nos han dicho que daños en algunos órganos son para siempre. ¿Quién nos va a pagar eso?
ESTEBAN
El aire estará contaminado mientras haya mercurio a flor de tierra, así dicen.

INGENIERO
Entonces lo que ustedes quieren es...

ESTEBAN
¡Justicia, ingeniero! ¡La mina viene atropellándonos hace tiempo!

DIRIGENTE
¡Atropellando nuestras reses con sus camiones! ¡A los terneros!

INGENIERO
¡Ustedes lo que quieren es plata!

ESTEBAN
¡No, ingeniero!

INGENIERO
¡Un soborno! ¡Eso quieren! ¡Ustedes quieren plata!



ESTEBAN
¡Que la mina sea responsable de sus atropellos queremos! ¡Por daños y perjuicios, queremos indemnización! ¡Eso pedimos, ingeniero!

DIRIGENTE I
Además tratamiento y seguro para las víctimas más graves.

INGENIERO
(SACA UN PAPEL DE UNA MESA) ¡Miren! En esta carta el Banco Mundial certifica que Yanacocha cumple con las normas internacionales de seguridad y cuidado en el manejo de equipos.

ESTEBAN
(PONIENDOSE DE PIE) Ingeniero, hay en Choropampa mucho analfabeto, pero otros hemos estudiado. Sabemos que el Banco Mundial es uno de los dueños de la mina. ¡Usted se burla de nosotros!

DIRIGENTE II
¡Vámonos, nuestra razón no quiere entender!

INGENIERO
¿Saben? Ninguna ley nos obliga a reconocer daño alguno a Choropampa. Aprovechen lo que les estoy ofreciendo. Además podemos arreglar sus calles, poner jardines...

DIRIGENTE I
Por más poderosa que sea la mina, indemnización exigiremos. El apoyo de otros pueblos buscaremos, de otros países, del mundo.


ESTEBAN
¡Sí, protestaremos!

SALEN. EL CURA SE PERSIGNA, EL DOCTOR SE MIRA LAS MANOS. EL INGENIERO DA UN GOLPE EN LA MESA.


ESCENA V

EN LA SALA COMUNAL.

TODOS
¡Protestaremos! ¡Protestaremos!

COMUNERO I
¡Abuso no soportaremos, comuneros!

TODOS
¡No soportaremos! ¡No soportaremos!

COMUNERO II
¡Contrataremos abogado pues!

COMUNERO III
¿Abogado? Ellos también tienen abogados, jueces poderosos.

ESTEBAN
En todas partes hay que denunciar la situación pues.

TODOS
¡Sí! ¡Denunciemos, denunciemos!

COMUNERO IV
¿Qué haremos ahora pues?
COMUNERA I
¡Pista Panamericana tomaremos! ¡Y hasta que nos escuchen en Lima cerraremos!

TODOS
¡Sí! ¡Hasta que nos escuchen en Lima! ¡En Estados Unidos pues!

ESTEBAN
Comuneros, decisión debemos tomar.

COMUNERO V
Muy poderosa es la mina, no somos David, ellos sí son como el gigante Goliat.

COMUNERO VI
No somos David, dice el comunero. ¡Claro! ¡Somos el pueblo de Choropampa! ¡Ja!

TODOS
¡Viva el pueblo de Choropampa! ¡Viva!

COMUNERO VII
Tengo miedo, comuneros. Pero con tomar la pista estoy de acuerdo. Abusadora es pues la mina. ¡Cuánto tiempo ha abusado de nosotros!

COMUNERO VIII
Cuando por la verdad y la justicia reclamamos, miedo tenemos. Cuando abusan de nosotros, ellos no tienen miedo.

TODOS
¡Aquí, allá! ¡El miedo se acabó! ¡El miedo se acabó!

ESTEBAN
Comuneros, los que están de acuerdo con cerrar la pista, levanten la mano.

LOS COMUNEROS LEVANTAN LA MANO.

ESTEBAN
¡Comuneros! Tomar la pista decidimos. Carteles y banderas prepararemos. Comisión de olla común organizaremos, de enfermería y el Comité de Dirigencia.

ENTRA UNA COMUNERA.

COMUNERA II
Disculpen, llego tarde. Es que hubo otro aborto en el pueblo. Es la Juana.


ESCENA VI

ES DE NOCHE. TRAMO DE LA PISTA PANAMERICANA TOMADA POR LOS COMUNEROS DE CHOROPAMPA. DIVERSOS GRUPOS CON BANDEROLAS Y CARTELES, ENTRE LAS PIEDRAS QUE BLOQUEAN EL CAMINO Y LA OLLA COMUN.

COMUNERA III
¡Esta es pues la lucha del pueblo de Choropampa!

COMUNERA IV
No estamos solos. Tipayan, Urco, Hualgayoc, también están viniendo. Hasta aquí nos obligan los poderosos pues.

COMUNERA I
(ENTRANDO) La noticia ha salido en los periódicos. ¡Miren!

COMUNERA II
Entonces, todo el mundo está conociendo nuestra lucha.

COMUNERA VI
¡Que nos escuche Lima, que nos escuche el señor poder de Estados Unidos! Nosotros estamos diciendo ¡basta de abusos!

COMUNERA I
... ¡Viene Esteban!

ENTRA ESTEBAN ACOMPAÑADO DE OTROS DIRIGENTES.

ESTEBAN
¡Comuneros! ¡Por el camino del sur está llegando un camión de policías!

TODOS
¡No nos moveremos de aquí! ¡No! ¡Abajo la represión! ¡Queremos la solución! ¡Viva el pueblo de Choropampa! ¡Abajo los abusos de la mina Yanacocha! ¡Abajo!

ESTEBAN
Allí está entrando la policía.

SE ESCUCHA EL MOTOR DEL CAMION Y LA SIRENA DE LA PATRULLA. PAUSA TENSA. ENTRA EL JEFE POLICIAL CON SU ESCOLTA ARMADA, ACOMPAÑANDO A LA FISCAL.

FISCAL
¡Señores! ¡Esto que están haciendo es completamente ilegal! ¡Hace dos días los autos están esperando que se despeje el camino! Tienen que retirarse. ¡Esto es ilegal!

PIFIADERA DE LOS COMUNEROS. ESTEBAN LLAMA A LA CALMA.

ESTEBAN
Y que nuestro pueblo se enferme y muera envenenado ¿no es ilegal? Que las mujeres alumbren niños muertos ¿no es ilegal?

FISCAL
¡Eso no le concierne a esta fiscalía! ¡Y el libre tránsito de los autos sí!... Si no se retiran en este momento, el oficial, aquí presente, tiene órdenes de desalojar la pista a la fuerza.

ABUCHEOS Y SILBIDOS. LA FISCAL Y LOS POLICIAS SALEN A TODA PRISA.

TODOS
¡No nos moveremos de aquí! ¡Tenemos derecho a la vida y a la salud! ¡Abajo la represión, queremos solución! ¡Viva el pueblo de Choropampa! ¡Viva!

SE PRODUCE EL ENFRENTAMIENTO. SE VE A LA POBLACION RESPONDER A LA VIOLENTA ARREMETIDA DE LOS POLICIAS. SE ESCUCHAN DISPAROS. ALGUNOS CAEN HERIDOS, PERO ENTRE FOGONAZOS DE LUZ, LA AGITACION DE LOS COMUNEROS SE ELEVA HASTA QUE EN EL MOMENTO MAS INTENSO SE DESPLIEGA UNA GRAN BANDEROLA DONDE DICE “NO A LA CONTAMINACION DE NUESTRO PUEBLO”. EL CUADRO QUEDA CONGELADO, MIENTRAS UN COMUNERO SALE AL FRENTE.

COMUNERO
(AL PUBLICO) Rico, bello, inmenso y complejo es nuestro país/ a sus sabores diversos solamente falta/ el de la justicia,/ por eso la enfermedad que trae consigo la contaminación,/ la incertidumbre, la desconfianza,/ “señor ministro de salud, qué hacer, ¡hay, hermanos, muchísimo que hacer!...”

Fin

ANTIGONA







NOTA SOBRE ANTIGONA.-



El proyecto sobre la obra publicado en este blog fue presentado al Colegio Atusparia, pero su directiva no lo aprobó. Sin embargo, se nos cedió un espacio de ensayo y, con la participación de actores noveles y profesionales que fueron convocados, la obra se estrenó en el Teatro AAA el 23 de octubre de 2006. Actuaron: Sandra Tello, Carlos Barrientos, Juan Pablo, Jorge Ojeda, Gustavo Carranza y Gladys Salazar. Es la obra donde he cumplido más roles, ¡hasta actuar!, y la que más ensayé, ¡ocho meses!, y en contradicción es la que -por dificultades internas- menos se difundió, apenas ocho funciones. Junto al público, disfruté sin embargo todas ellas. Recuerdo con gratitud cómo enfrentamos las dificultades que resolvimos para plasmar el trabajo. Como anécdota personal puedo decir que es la obra que escribí en verso y como Cervantes, es decir, a la luz de una vela. Es que en aquellos días, por problemas domésticos, yo no tenía luz eléctrica (pero sí mucho calor). Qué calor había entonces en mi casa. (A.M).



ANTIGONA

Drama teatral de origen griego
De Sófocles (siglo IV antes de nuestra era)
Adaptación de Alberto Mego

Personajes:
Antígona, hija de Edipo.
Ismene, hija de Edipo, hermana de Antígona.
Creonte, Rey, tío de Antígona e Ismene
Eurídice, Reina, esposa de Creonte y madre de Hemón.
Hemón, hijo de Creonte y novio de Antígona.
Tiresias, adivino, anciano y ciego.
Guardián I, II, III.
Pregonero I, II.
Un mensajero.
Coro que representa al pueblo de Tebas,
presidido por el Corifeo.

La escena muestra una perspectiva del palacio real con escalinatas y jardines. Al fondo, un paisaje de montañas.

ESCENA I
ENTRA EL CORO INAUGURAL



















CORO I

1.- ¡Ah Tebas!, !la paz ha vuelto a tus calles!
2.- Polinices yace muerto en las afueras,
después que brazo armado levantara contra la patria llevado por inconformidad total,
por sobre los techos de nuestras casas volaba,
lanzando su furia crítica
contra las torres de la ciudad,
3.- ¡Ah, dioses, cuánta muerte, cuánta sangre derramada!
4.- El estrépito de la guerra alcanzó todas las espaldas:
¿Quién no estuvo del lado de Polinices?
¿Quién no estuvo en la defensa de la ciudad, al lado de Eteocles, su hermano?
Hermano contra hermano, con su ejército cada cual.
5.- Engreídos por el ruido de sus triunfos,
prodigiosa avalancha les enviaron los dioses,
cuando ya se alzaban con gritos la victoria.
Rudos golpes recibieron los dos míseros que,
nacidos de un mismo padre y una misma madre,
levantaron, el uno contra el otro, sus lanzas
— armas de principales paladines—,
y ambos lograron su parte en una muerte común.
6.- La Victoria ha llegado a Tebas rica en carros, devolviendo a la ciudad la alegría,
conviene dejar todo en el olvido:
si es necesario empezar otra vez,
a olvidar aprenderemos, a perdonar,
y que en honor a Dionisios, el vino y el buen amor,
se imponga la confianza en el porvenir.


ESCENA II
DANZA DE COSECHA, MUY ALEGRE. ES LA VIDA QUE VUELVE A LA NORMALIDAD.

ESCENA III
SALE DEL PALACIO, CON SÉQUITO, CREONTE. EN EL LUGAR DEL CORO, DELANTE DE ÉL, EL CORIFEO.


















CORIFEO
He aquí al rey de esta tierra,
Creonte, hijo de Meneceo, que se acerca.
Nuevo caudillo por las nuevas circunstancias reclamado, ¿para qué proyecto nos habrá congregado a esta asamblea? Aquí estamos señor, todos hemos acudido a tu llamado.

CREONTE
Señores,
después que tremenda tempestad conmoviera la ciudad,
hoy de nuevo tenemos enderezado rumbo.
Conozco bien vuestro respeto
por las decisiones del gobierno,
así fue con el de Layo, y también, igualmente, mientras regía Edipo la ciudad; y sé que, cuando él murió,
vuestro sentimiento de lealtad
os hizo permanecer al lado de sus hijos.
Pues ahora tenemos que ellos en un solo día,
víctimas de un común destino, se han dado muerte,
mancha de fratricidio que a la vez causaron y sufrieron.
En consecuencia, por razón de mi parentesco familiar
con los caídos,
todo el poder y la realeza asumo...

SONIDO DE TROMPETAS REALES.

CORIFEO
Aún no cesan de llorar las madres,
el hijo desaparecido no retornará a casa,
y la venganza se ceba en muchos
que prisioneros fueron de este desventurado azar.
¿Qué hacer?
La paz todo el pueblo anhela.

CREONTE
Quienquiera sea el encargado del gobierno de una ciudad, los hombres deben acogerse a su parecer.
El que por miedo a algo, tiene la boca cerrada,
y murmura, me parece —y no solo ahora, sino desde siempre— un individuo pésimo.
Y el que en más aprecia
con obstinación sus ideas que a su propia patria,
éste no me merece deferencia alguna;
no puedo considerar amigo a un enemigo de esta tierra,
estoy convencido que en esta nave está la salvación,
y si vamos por buen camino, podemos ser amigos,
y llegar a buen puerto.
Ustedes ya conocen las tinieblas
y el caos que padeció la ciudad.
Estas son las normas con que me propongo hacer la grandeza de Tebas, y hermano de ellas es el edicto que hoy mando pregonar a los ciudadanos:

AVANZAN DOS PREGONEROS Y LEEN.

PREGONERO I
A Etéocles, que luchando en favor de la ciudad
por ella ha sucumbido,
se le entierre en una tumba bajo tierra
y que se le propicie con cuantos sacrificios se dirigen
a los más ilustres muertos.

PREGONERO II
A su hermano, a Polinices digo,
que por el fuego quiso arrasar, de arriba a abajo,
la tierra patria y los dioses
de las costumbres más antiguas,
se manda que anuncien que en esta ciudad no se le honra,
ni con tumba ni con lágrimas:
dejarle insepulto, presa expuesta al azar de las aves
y los perros, miserable despojo para los que le vean.






CREONTE
Tal es mi decisión:
lo que es por mi, nunca tendrán los criminales
el honor que corresponde a los ciudadanos justos;
no, por mi parte tendrá honores quienquiera cumpla
con el Estado, tanto en muerte como en vida. He dicho.
SALE. VOCES DE MUCHEDUMBRE.


ESCENA IV
CANCION SOBRE EL PODER VERTICAL Y ABSOLUTISTA.


ESCENA V
TAMBORES. PUERTA DE PALACIO. ANTIGONA ENTRA SIGILOSAMENTE, TRAYENDO A SU HERMANA ISMENE DEL BRAZO.

ANTÍGONA.
Hermana, Ismene querida, tú conoces las desgracias
que hemos vivido,
¿sabes de alguna que los dioses no hayan cumplido?
No, no hay cosa más insufrible, aparte de la mala suerte, que sea peor que nuestras desgracias, tuyas y mías;
y hoy, encima, ¿qué sabes de este edicto
que los poderosos y su representante principal
acaban de imponer a todos los ciudadanos?
¿Sabes qué males inminentes preparan los enemigos
contra nuestros seres queridos?





ISMENE
No, Antígona, no me ha llegado noticia alguna
de seres queridos, ni dulce ni dolorosa,
desde que nos vimos
las dos privadas de nuestros dos hermanos,
por recíproco golpe fallecidos el mismo día.
No sé ya nada que pueda hacerme ni más feliz ni más desgraciada.

ANTÍGONA
No me cabía duda, y por eso te traje aquí,
superando la oscuridad de estos parajes,
para que me escuches, tú sola.

ISMENE
¿Qué pasa? Se ve que lo que vas a decirme te ensombrece.

ANTÍGONA
Y, ¿cómo no, pues? Creonte, el flamante Rey,
luciendo su poder ha decidido que, digno de honores sepulcrales sea uno de nuestros hermanos, Eteocles,
y a Polinices, en cambio, un edicto dio a los ciudadanos prohibiendo que alguien le dé sepultura,
que alguien le llore incluso. Dejarle allí, sin duelo, insepulto, dulce tesoro a merced de las aves de rapiña.
El que transgreda estas órdenes será reo de muerte, públicamente lapidado en las afueras.
Esta es la cuestión: no te queda sino hacer honor
a tus familiares o ser indigna de tu linaje.

ISMENE
No seas atrevida.
¿Qué ganas con cambiar si las cosas están así?

ANTÍGONA
¿Puedo contar con tu ayuda?

ISMENE
¿Qué tramas? ¿Adónde va tu pensamiento?

ANTÍGONA
Quiero saber si es a la memoria de nuestros familiares
a quienes debes tu honor.

ISMENE
Pero, ¿es que piensas darle sepultura,
sabiendo que se ha prohibido públicamente?

ANTÍGONA
Es mi hermano —y también tuyo, aunque tú no quieras—; cuando me prendan, no podrán llamarme traidora.

ISMENE
¡Te enfrentas a lo ordenado por Creonte, ay, audaz!

ANTÍGONA
El no tiene potestad para apartarme de los míos.

ISMENE
Ay, reflexiona, hermana, piensa:
ahora, que solas nosotras dos quedamos, qué ignominioso fin tendremos si violamos lo prescrito
y transgredimos la voluntad o el poder de los que mandan. Hay que aceptar los hechos: los hombres tienen el poder, son los que dan órdenes, y hay que obedecerlas.

ANTÍGONA
No, tu ayuda no sería de mi agrado;
reflexiona sobre tus convicciones.
Yo voy a enterrarle, y, que venga la muerte,
convicta de un delito piadoso,
debo mi conducta a agradar a los míos, pues mi descanso entre ellos ha de durar por siempre.

ISMENE
¡Ay, desgraciada, cómo temo por ti!

ANTÍGONA
No, por mi no tiembles:
prueba a enderezar tu destino.

ISMENE
Al menos, el proyecto que tienes,
no se lo confíes a nadie de antemano; guárdalo en secreto, yo te ayudaré en eso.

ANTÍGONA
¡Ay, no, no! ¡Grítalo! Mucho más te aborreceré si callas, si no pregonas a todo el mundo
que yo estoy con mis familiares.

ISMENE
Caliente corazón tienes, hasta en cosas que hielan.

ANTÍGONA
Así agrado más a los que debo complacer.

ISMENE
Sí, si algo lograras... Pero no tiene salida tu deseo.

ANTÍGONA
Pues no cejaré en mi empeño mientras tenga fuerzas.

ISMENE
Vas a la caza de imposibles, hermana.





ANTÍGONA
Hablando en ese tono, tendrás mi odio y el odio del muerto, con toda justicia...
¡Basta!, déjanos a mí y a mi funesta decisión
que corramos este riesgo.
Convencida estoy que nada puede ser tan grave
como morir de modo innoble.

ISMENE
Ve, pues; pero quiero decirte que aunque demuestras
tan poco juicio, también eres mi amiga, sin reproche,
y amiga de tus amigos.

ANTIGONA
¡En ellos me apoyaré!

SALE ISMENE HACIA EL PALACIO; DESAPARECE ANTÍGONA EN DIRECCIÓN A LA MONTAÑA.


ESCENA VI
CORO II
1.- Ninguna cosa hay en el mundo
tan portentosa como el hombre,
él llega al otro lado del espumoso mar,
a pesar de las olas que rugen,
se impone entre todos los animales
del aire y de la tierra,
recursos tiene para todo,
solo la muerte no ha podido evitar.
2.- Con su sabia inventiva
ve más allá de todos los límites,
a veces hacia el mal encamina el conocimiento
otras veces el bien es su rumbo,
pero si la justicia cumple con divino juramento,
a la cima de la ciudadanía llega,
y si del abuso hace su compañía,
sin ciudad,
solo se queda.

ENTRA GUARDIAN I.

GUARDIAN I
He vencido por fin la indecisión,
y tengo algo muy grave que contar...





CORIFEO
Habla, qué razón tienes para andar desanimado.

GUARDIAN I
No lo hice yo, lo juro por los dioses,
ni ví a quien lo hizo,
no sería justo que por ello caiga yo en desgracia.

CORIFEO
¡Habla! Y vuelve junto al muerto insepulto
que te han encomendado...

GUARDIAN I
¡Pues ya alguien lo enterró!, hace poco,
y cumplió los ritos que la costumbre ordena.

CORIFEO
¿Qué? ¿Qué hombre pudo atreverse a tanto?

GUARDIAN I
Esto puede tener la mano de los dioses.

ENTRA CREONTE.

CREONTE
¡He escuchado lo que cuentas, desgraciado!
¿Cuándo viste que los dioses honran a los malvados?
¿Cómo van a enterrarle honrado de benefactor
al que vino a quemar la columna de los templos,
las ofrendas de los fieles, a arruinar la tierra,
la riqueza y las leyes a ellos confiadas.
Pero, tan cierto es que los dioses tienen mi respeto,
como que tu cabeza ha de rodar si no encuentras
al que con sus propias manos hizo esa sepultura.

SALE EL GUARDIAN I.

CORIFEO
Talvez una mano corrompida,
ansiosa de monedas, dio esa orden,
y se levantó contra tu orden.

CREONTE
¡Bah...!

CORO
Ninguna institución ha tenido prosperidad tan funesta,
la moneda destruye el alma de las ciudades,
arranca a los hombres de su patria,
se encarga de arruinar los buenos principios,
instala a los hombres en el fondo de la vileza,
a todo se atreve.
Para bien y para mal, dispuestos están los hombres
a conocer su impiedad.


CREONTE
Por ganancias que de vergonzosos actos derivan
pocos quedan a salvo,
y muchos más reciben su castigo.
Pero estoy seguro que uno igual a él,
impertérrito al amor ciudadano como al dinero,
es el responsable de esta afrenta.
¡Que encuentren al culpable!

CORIFEO
¡Mira! No tendremos que esperar tanto.

ENTRAN GUARDIANES II Y III.

GUARDIAN II
He aquí al responsable.

GUARDIAN III
Lo cogimos cuando lo estaba enterrando.

CORIFEO
Ya no hay duda, no es esta obra de los dioses.
(ANTIGONA SE DESCUBRE DEL VELO NEGRO QUE OCULTABA SU ROSTRO).
Pero, ¿no es ésta la joven Antígona?

CORO
¡Ay, mísera, de padre mísero!
¡Otra vez se levantó contra la ley!
¡Oh, Rey, el tiempo de violencias
se niega a terminar!








CREONTE
¡Calla tú! (AVANZA HACIA ANTIGONA)
¿Confirmas o desmientes haber hecho eso?

ANTIGONA
Lo hice y no lo niego.

CREONTE
¡Estaba decretado no enterrar a ese muerto!


ANTIGONA
¡No son los dioses autores de tal decreto!
Hay leyes no escritas que algunas conocemos.
No gano el castigo de los dioses cumpliendo con mi hermano, aunque se muy bien que estamos hablando de un muerto.
Aun no hubieses decretado nada,
¿no salgo ganando con mi muerte
si un hijo de mi madre se ha ido para siempre?

CREONTE
¡Qué belleza! ¡Todo mi odio es para la que
cogida en flagrante delito, se da aires de grandeza!

ANTIGONA
¡Nada hay de vergonzoso en honrar a los hermanos!

CREONTE
¿Y no era acaso también tu hermano
el que murió frente a él?

ANTIGONA
Del mismo padre y de la misma madre.

CREONTE
Mientras uno arrasaba el país,
el otro se opuso en su defensa.

ANTIGONA
Los dioses quieren leyes igualitarias.

CREONTE
¡Pero no que la misma suerte del malvado tenga el bueno!

ANTIGONA
No nací para compartir el odio, sino el amor.

CREONTE
Pues vete abajo, anda a amar a los muertos, que yo
mientras viva, no ha de mandarme una mujer.

ENTRA ISMENE.

CORO
He aquí que viene Ismene,
lágrimas por su hermana vierte,
una nube oscurece su alma,

CREONTE
¿Vas a decirme tú que no tuviste parte en este plan?

ISMENE
Lo hice yo, acepto mi responsabilidad.

ANTIGONA
¡No!, tú no quisiste ni te di lugar entre mis culpas.

ISMENE
Ay, hermana, no me niegues el honor de morir por ti.




ANTIGONA
No quiero que mueras tú conmigo,
ni que hagas tuyo algo en lo que no tuviste parte.

ISMENE
¿Y cómo podré vivir si tú me dejas?

ANTIGONA
Pregúntale al Rey, él talvez tenga la respuesta.
Te compadezco. Sálvate, no he de envidiar esa suerte.
Mi vida se acabó hace tiempo,
por salir en ayuda de los caídos.

ISMENE
¡Ay, qué puede ser mi vida ya sin ella!

CREONTE
¡No digas ella, porque ella ya no existe!

ISMENE
¿Matarás a la novia de tu hijo?

CREONTE
No quiero malas mujeres para mis hijos.

ANTIGONA
¡Ay, Hemón!, amor ausente,
tu padre no sabe qué es el respeto,
no tendrá un lugar en nuestra boda.

CREONTE
¡Bodas! Los vivos no desposan a los muertos. ¡Llévenla!
LOS GUARDIAS LLEVAN A LAS HERMANAS. SALE TAMBIEN CREONTE.





ESCENA VII
CANCION O DANZA CON TEMA ALEGORICO A LOS TIEMPOS ADVERSOS, A LA ESPERANZA A PESAR DE LA ADVERSIDAD.


ESCENA VIII
CORO III
1.- ¡Qué felices todos queremos ser!
Pero el dolor nos gana en ventaja,
entonces lo que tenemos delante
¡ah pesar! es pura desgracia.
2.- Mas una luz de esperanza
se abre siempre en el horizonte,
y en su ir y venir
alumbra incluso el caos.
¡Nada puede detener
el decir de los dioses!
3.- Ni el sueño puede apresar
los acontecimientos reales.
La verdad, con vueltas y revueltas,
al final se impone,
como la noche de todos los días,
como el sol de los navegantes.






4.- En lo inminente,
en lo pasado, como en el porvenir,
la vida de los hombres
se rige por leyes,
que conocemos,
que desconocemos,
ninguno se arrastra en el azar.
5.- Nos engaña el deseo,
la vanidad y las buenas palabras,
pero es la verdad
la que nos sale al frente,
aunque acercar debamos
la piel a la brasa ardiente.

CORIFEO
Pero ¿quién viene allí?... ¡Es Hemón!
¡El más joven de los hijos del Rey!
¿Viene acaso cargado de dolor
por la triste suerte de su novia?
Delante estamos de frustrada boda.

CREONTE
¿Vienes a increparme, hijo?
O a decirme que ante todo lo posible
tu padre sigo siendo.
Es verdad que esa doncella
a punto estuvo de ser tu esposa,
pero la decisión del Rey en cuenta debes tener.

HEMON
Soy tu hijo, cómo negarlo,
y mi preocupación es tu buen gobierno.
Pero he escuchado las voces de la gente,
la ciudad entera por esta joven se lamenta,
por su mala muerte,
como mujer innoble,
por no querer que su hermano,
caído en discutible guerra,
devorado sea por perros y aves de rapiña.

CREONTE
Es lo que la gente habla
sin conocimiento de causa.
¿Qué quiere decir orden y disciplina?
Esto es lo que queremos,
si en la ciudad
nuestro corazón depositamos.

HEMON
No extremes tu rigor ¡Admite el cambio!

CREONTE
No me toca pensar como si fuera un joven.

HEMON
¡No lo hagas! ¡Admite el amor de una hermana!


CREONTE
¡Valiente obra! ¡Transgredir el orden!

HEMON
No es eso lo que dicen los ciudadanos.

CREONTE
Ni las mujeres ni los ciudadanos
han de mandar en el gobierno.

HEMON
No puede ser una ciudad propiedad de un hombre.

CREONTE
El mando es del que está al frente.

HEMON
Gobernar un desierto te conviene.

CREONTE
(AL PUBLICO) ¡Está claro!
Su posición es al lado de la mujer.
HEMON
¡No! ¡Mi posición es a tu favor! ¡No insistas en el error!

CREONTE
¡Y osas procesarme!
¿Es pues error que de acuerdo con mi mando obre?

HEMON
¡Lo injurias! ¡Pisoteas el honor de los dioses!

CREONTE
¡Infame! ¡Y detrás de una mujer!

HEMON
Sí, de la más firme.
Pero no podrás acusarme de ninguna infamia.

CREONTE
¿Y no es infamia que esa mujer
se levante contra el Estado y la Ley?

HEMON
(AL CORO) Sean ustedes testigos de mi certidumbre,
amarga certidumbre.
El Estado, la Ley...
hablar sin escuchar jamás.
(A CREONTE) Su muerte será tu ruina...
Eso es lo que quieres.

CREONTE
Después de tus reproches,
por este Olimpo entérate,
¡no añadirás a tu alegría
esa gana de insultarme!
(AL CORIFEO Y LOS GUARDIAS)
¡Traed a la odiosa!
(SALEN LOS GUARDIAS)
¡Que delante de su novio
tenga muerte espantosa!

HEMON
¡No! No morirá a mi lado
porque algo de mi vida siempre le di...
¡Y tú! No posarás jamás tu mirada sobre mi!
¡Tus cómplices sí, pero yo no te aplaudo!

HEMON SALE VIOLENTAMENTE. CREONTE SALE POR EL LADO CONTRARIO.


ESCENA IX
CORIFEO
No puedo detener el manantial de lágrimas
que en el horizonte asoma.
¡Ay, Antígona! Al tálamo vas,
pero de muerte.

CORO
¡Ay, Antígona!
¡Manantial de suerte,
de mala muerte!
¡Manantial de vida!

LOS GUARDIAS ENTRAN TRAYENDO A ANTIGONA.

ANTIGONA
¡Ay de mi, escarnecida!
Impiedad de dioses paternos.
¡Ay, patria!
¡Ay, varones de mi patria!
Os tomo de testigos,
a mi entierro marcho,
no por carencia de amor en mi corazón
sino por amar lo verdadero,
justamente.









CORIFEO
Sin que nadie la llore, sin amigos, sin el novio, desgraciada la llevan, por camino sin retorno.

CORO IV
Nada es imposible para los que alturas
quieren alcanzar,
pero cuanto más arriba es la cima
más riesgos e infortunios se enfrenta:
mujer atrevida contra el Estado se alzó,
así castiga esta Ley
desobedecer el poder.

ANTIGONA
¡Ay tumba oscura! ¡Ay lecho nupcial!
Subterránea morada de mi juventud,
es de los poderosos el error
¿a quién puedo llamar en mi auxilio?

CREONTE
(ENTRANDO, DELANTE DE LOS GUARDIAS QUE CONDUCEN A ANTIGONA)
¿No se dan cuenta que si la dejan hablar
no cesará de decir sus quejas y su verdad?
¡Llévenla aprisa a su sepulcro!


ANTIGONA
Es el temor a la verdad
lo que alienta tus edictos,
arbitrario Rey,
pero no podrás detener el aliento incontenible
que viene con los ojos de todas estas mayorías.

CREONTE
¡Que la lleven!

ANTIGONA
(MIENTRAS LA LLEVAN)
¡Oh tierra tebana, ciudad de mis padres!
¡Oh dioses que mueven los días y las noches!
Ya me llevan, mírenme, principales,
miren qué he de sufrir, por obra de qué hombres,
y todo por ser leal
a este filial amor
y sus razones calumniadas.
(SALE).







CORIFEO
Sale tan joven a la muerte,
mientras con toda su vejez,
el ciego y anciano adivino entra por allí.


ESCENA X
ENTRA TIRESIAS, ACOMPAÑADO DE UN NIÑO. SE DIRIGE A CREONTE.

CREONTE
¿Algo nuevo en el horizonte, Tiresias?


TIRESIAS
Te lo diré, y cree lo que dice el adivino.

CREONTE
Nunca me aparté de tu consejo, anciano.

TIRESIAS
El te condujo a la cabeza del Estado.

CREONTE
Buena ganancia has tenido también.
Pero sí, tu ayuda ha sido provechosa.

TIRESIAS
Pues ahora ha llegado un momento crucial.

CREONTE
Dilo ya, tus palabras me amedrentan.

TIRESIAS
Cosa común entre los hombres es el error,
el orgullo un castigo supone, la necedad.
Cede pues, no te ensañes con los caídos.
Es lo que la gente sin derecho a la palabra
con los dioses es coincidente.



CREONTE
Ah también tú. Como arqueros buscando el blanco,
todos apuntan hacia mí sus flechas.
También tú, Tiresias, pero no tengo miedo,
mi consciencia discurre libre, aún sin tu consejo.

TIRESIAS
De necedad ya estás enfermo.
CREONTE
No responderé esa injuria del anciano.

TIRESIAS
Y los tiranos gustan de riquezas mal ganadas.

CREONTE
¡Estás hablando con el Rey!

TIRESIAS
¡Estoy hablando con el que decide mal
el rumbo de la ciudad!

CREONTE
Cuervo agorero. ¡Estás tú también
a favor de los que se alzaron contra el Estado!

TIRESIAS
No me toca esa parte,
pero me obligas a decir
por dónde van mis pensamientos.

CREONTE
Dilo, pero con los que aterraron la ciudad
yo no estoy.

TIRESIAS
Yo tampoco,
pero ante los hechos de hoy,
en medio de esta calamidad,
otro desastre agregas,
el caos y el desorden esperan
si no sabemos a qué llamar Verdad.
Anda reflexionando,
mala copia del sol,
antes que más de un muerto
sea llorado en tu hogar.

CREONTE
¿Qué dices?

TIRESIAS
Estos son los dardos
a que me has obligado,
no podrás eludir el ardiente dolor
que han de causarte.
Vamos... (SALE)

CORIFEO
Terribles vaticinios, señor.
Y siempre ha predicho lo cierto.

CREONTE
...Lo sé, y tiembla mi espíritu... ¡Qué debo hacer!...
A lo que digas, estoy dispuesto.

CORIFEO
Muy bien, escúchame entonces:
fuera Antígona del subterráneo
donde espera infausta muerte.
Al muerto que yace abandonado
levántale una tumba,
mientras te reconcilias con el pueblo
y todos apostamos por la misma meta.

CREONTE
Ay de mi, no hay forma de luchar contra los dioses.
¿Esto me aconsejas?
CORIFEO
Y ahora mismo.

CREONTE
...¡Vengan siervos! ¡Vamos, enseguida!
¡traer las herramientas, afuera piedras!
Es así como he cambiado de opinión
y yo mismo iré con ustedes
a conjurar el destino anunciado.

SALEN TODOS, EXCEPTO EL CORO.





ESCENA XI
CORO V
1.- Ahora que la ciudad está poseída de violento mal
vengan dioses en su ayuda,
que el dolor no siga cebando a los tebanos,
ustedes que dirigen la danza de los astros,
venga la paz, venga el amor,
venga el trabajo.
2.- Que se reconcilien los hermanos, sus familiares,
mira cuánta sangre se ha derramado.
Medida por medida sufrieron nuestros hijos,
en justa balanza queremos vivir,
los que estuvieron en un bando o en el otro,
que los dioses los juzguen
y estén sus actos en la Historia escritos,
pero termine ya el lento epílogo
y quede culminado el drama,
sáquese de en medio la venganza,
persecución o cadena,
e impóngase el calor de un tiempo nuevo.

ENTRA EL MENSAJERO.

MENSAJERO
¡Vecinos de palacio!... ¡Infortunada noticia traigo!

CORIFEO
Atentos te escuchamos, no nos tengas en suspenso.

APARECE EURIDICE, ESPOSA DEL REY, CON SU CORTE.

CORIFEO
He aquí a la Señora...





EURIDICE
...¡Anda, habla mensajero!
aunque no me aprecio del infortunio amiga.

MENSAJERO
Ustedes me lo piden, yo lo cuento como lo vi...
Murieron, los dos jóvenes de esta historia.
Primero Antígona, bajo las piedras de su tumba,
y al verla muerta, Hemón el novio,
ante funesto altar,
corre en busca de su espada para darse muerte
pero en tal momento llega el padre.
¡Qué pretendes, desgraciado! le dice llorando.
El hijo le escupe el rostro y se lanza contra él
que esquiva el golpe,
el joven vuelve entonces
su ira contra él mismo,
aún en sus cabales, exhala súbito golpe de sangre
y por su propia mano muere
enlazado en macabra boda con su novia.

EURIDICE SALE APRESURADAMENTE.

CORIFEO
¡Ay, fatalidad!... Pero la Reina se ha retirado
sin decir palabra. Sin duda, tu relato la ha afectado.

MENSAJERO
Quizá no ha querido llorar delante del pueblo.

CORIFEO
No, ese silencio es sospechoso. Anda, ve y asístela.
(SALE EL MENSAJERO)
Pesar y dolor se avienen a la casa del Gobierno,
mi consejo no pudo adelantar la decisión de los dioses...
(ENTRA CREONTE CARGANDO EL CADAVER DE HEMON)
Miren, he aquí al Rey que llega
con insigne monumento en sus brazos
no debido a ceguera ajena
sino a su propia culpa


CREONTE
(DEJANDO APOSTADO EL CADAVER)
!Ay mísero de mi!
Este es el precio de mi error,
por eso los dioses me han lanzado
por caminos de violencia.
Mi obstinada razón me llevó a confundir
en un mismo linaje a víctimas y asesinos.
¡Ay hijo mío! En tu juventud te marchas,
no por tus devaneos,
sino por los míos.

VUELVE EL MENSAJERO.





MENSAJERO
¡Señor! A la pena que ya tienes
haz de sumar otra que espera
en la puerta de tu hogar.

CREONTE
¿Qué? ¿Hay aún otro mal para mi?
¿Cómo es eso que cuentas?

CORIFEO
Ya no es un secreto, señor.
Tu mujer, con afilada arma,
desató la oscuridad en su alma.

MENSAJERO
Apenas enterada de la muerte del hijo
un puñal en el vientre se hundió.

ENTRAN ALGUNOS LLEVANDO EL CADAVER DE EURIDICE ENSANGRENTADO.

CREONTE
(CAYENDO DE RODILLAS) ¡Ay, mísero de mi!
¡En qué desventura estoy!
Ay hijo, te he matado yo
y yo soy el victimario de mi esposa.
... Me voy, postrer destino,
tengo una sola salida,
el precipicio...
SALE.







CORO VI
1.- Caen los que tienen que caer,
y suben, transgrediendo alturas,
los que más allá del obstáculo
ponen acción audaz y anticipada.
2.- De justos es ser amigos de la verdad,
el precio se paga en duro,
cuando por maligno lado
se inclina la balanza por la necedad.







3.- Cuál es el paso siguiente, todos se preguntan,
fuera ya los que tenían que salir,
página en blanco dicen algunos que comienza,
pero la paz nos abre una interrogante:
¿de verdad queremos construir próspera nación?
¡Que nuestros actos ante los dioses
así lo demuestren!


FIN